"Estoy feliz de estar vivo, lo demás no me importa", dijo Sergio F, a quien el sábado pasado Brenda Barattini dejó entrar a su departamento y le provocó muy serias heridas en los genitales con una tijera de podar. Fue la primera declaración desde que dejó de estar entubado y pasó a sala común del Hospital de Urgencias.

El caso aún es un misterio. La agresora está detenida por "lesiones gravísimas" y alega haberse defendido de un "ataque sexual". Asegura que en breve hará la denuncia. Él dice que todo fue por un ataque de celos: "Quería revisarme el celular". Los investigadores buscan develar el móvil del ataque. La chica recién declarará este jueves ante la fiscal Bettina Croppi. Sergio se encuentra mejor y podría ser dado de alta en las próximas horas. La información judicial indica que quedó estéril.

Según trascendió, Brenda había querido quitarle el celular, pero él no se lo permitió, ni siquiera luego de la agresión. Lo tenía en la mochila y, apenas pudo levantarse, lo buscó para pedir ayuda. También llamó a su abogado. Este martes se habían dado a conocer algunas de las palabras que la chica había escrito en un cuaderno antes de atacarlo: "Bisturí" y "Pedir ayuda". Ahora se suman dos nuevas frases: "celular de él" y "borrar fotos". Sergio entregó su celular a los investigadores. Del dispositivo no sólo se analizarán los chats entre los dos, también se pueden recuperar las fotos que aún están en la memoria y también las que hayan sido borradas.