El feroz tiroteo registrado esta tarde de martes en pleno centro porteño dejó un saldo de tres heridos. Entre ellos, una jueza laboral, un ladrón y un empleado judicial. Dos delincuentes resultaron heridos y otros dos permanecen prófugos.

El hecho se produjo en la zona de los Tribunales porteños, luego de que una banda que usaba sombreros de cowboy asaltara una joyería y se efectuaran unos 30 disparos, informaron fuentes policiales.

El hecho comenzó alrededor de las 14.15, cuando tres delincuentes robaron la joyería Yoni, situada en Libertad 395, casi Corrientes, y al salir comenzaron a disparar contra dos policías de la seccional tercera que concurrieron al lugar porque habían sido alertados del hecho.

Mientras los efectivos, que resultaron ilesos, pidieron refuerzos, el asaltante que había ingresado al local, otro que estaba de "campana" y un tercero que se encontraba a bordo de una camioneta Ford EcoSport negra iniciaron la fuga por la calle Libertad hasta Talcahuano.

En esa esquina, los asaltantes se cruzaron con efectivos en moto de la Policía de la Ciudad, chocaron con un auto y se produjo un tiroteo donde resultaron heridos la jueza María Alejandra D' Agnillo (60), titular del Juzgado de Trabajo número 63, y Ezequiel Eduardo Allende (27), empleado del Juzgado Civil número 9.

La magistrada, que recibió un balazo en la ingle y otro en un muslo apenas salió de su juzgado a comprar comida y pasar por un cajero automático, fue atendida por un médico que pasaba por el lugar quien le efectuó un torniquete para detenerle la hemorragia. 

La jueza fue sometida a una "toillete" quirúrgica para retirar los restos del proyectil que tenía en la pierna, y permanecía internada en el sanatorio Finochietto "fuera de peligro".

Por su parte, Allende fue baleado debajo de la rodilla cuando estaba a bordo de una moto, dijeron fuentes judiciales. 

Mientras tanto, los ladrones se bajaron del rodado, se escaparon corriendo y se subieron a una camioneta Peugeot Partner que robaron.

Poco después, uno de ellos descendió del vehículo e ingresó en un edificio de la Procuración General de la Nación, situado en Uruguay 440, donde se cambió la ropa y se escapó.

Mientras tanto, otro ladrón que se quedó dentro del vehículo, se tiroteó con los efectivos policiales y resultó herido de un balazo en el tórax y detenido; el tercer cómplice también huyó.

El asaltante herido, que permanecía internado esta tarde en gravísimo estado, fue trasladado al Hospital Argerich, mientras que la jueza y el empleado fueron llevados al Hospital Ramos Mejía, donde la magistrada fue operada e iba a ser derivada a una clínica privada.