La psicóloga Elvecia Trigo realizó un perfil de quien se autodenomina “El facha de Banfield”.

Rodrigo Eguillor repite varias veces que tiene problemas mentales. ¿Por qué lo dirá? ¿A qué problemas mentales se refiere? ¿Realmente él cree que tiene problemas mentales o repite lo que los demás dicen? Habla de sus enormes logros. Abanderado en una escuela muy cara, según él. Además estudia abogacía en la Universidad del Salvador y trabaja en Tribunales. ¿Esto será verdad? ¿Es parte de su “yo grandioso” e “ideas megalomaníacas” donde se miente todo el tiempo pero él cree lo que dice? Así es la historia que inventa en la que ‘salva a la joven que quería suicidarse’.

De la víctima dice que ‘está para el psiquiátrico’, cuando bien podría ser él quien merecería una internación. Debido al mecanismo de proyección es el otro el que porta la locura, la megalomanía, las ganas de tirarse por el balcón y no él quien, por el relato de la denunciante, la obligó a huir de su violencia y sometimiento.

El desparpajo con que habla es como si la realidad o la Ley no fueran a tocarlo ya que gracias al lugar privilegiado en que nació. Podría tratarse de un misógino que odia a las mujeres. Aparecería también por sus dichos una compulsión al sexo.