La policía quedó imputada por "homicidio doblemente calificado". 

La mujer policía que fue detenida acusada de haber asesinado de dos disparos a su hija de 6 años en la localidad bonaerense de Mar del Tuyú no está en condiciones de ser indagada, de acuerdo a lo que informó la perito psiquiatra que la entrevistó, por lo que se ordenó su traslado a la Unidad 50 de Batán, donde se continuará evaluando su salud mental, informaron fuentes judiciales.

Una psiquiatra del Hospital de Santa Teresita, que este lunes mantuvo una entrevista con la imputada, desanconsejó que Rosa Quiroga (30) sea indagada y le recomendó al fiscal de la causa que no lo haga hasta que vuelva a tomar la medicación psiquiátrica que tiene prescripta.

Si bien el fiscal de Mar del Tuyú a cargo de la causa, Martín Prieto, evaluó anoche enviar a Quiroga al hospital neuropsiquiátrico porteño Braulio Moyano, donde la acusada fue paciente, el juez de Garantías de Dolores Diego Olivera Zapiola ordenó que el traslado se haga a la Unidad 50 de Batán, un penal femenino del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

"No es una unidad psiquiátrica pero, como en todo penal, hay servicio de psiquiatría y psicología", explicó un vocero del SPB.

Una fuente judicial indicó que "con esta decisión, se suspenden los plazos procesales para determinar el estado de salud mental de la imputada y ver si va a estar en condiciones de afrontar el proceso o si va a tener que estar internada en un neuropsiquiátrico".

Quiroga, que es sargento de la policía bonaerense y prestaba servicios en el destacamento de Turdera, estaba de licencia psiquiátrica y ahora quedó imputada de "homicidio doblemente calificado por el vínculo y el uso de arma", delito que prevé una pena de prisión perpetua.

El crimen

El crimen de la niña Luana Quiroga (6) fue cometido en un dúplex ubicado en calle 62, entre avenidas Costanera y 1, de Mar del Tuyú, donde la víctima veraneaba junto a su abuelo, su madre ahora detenida y dos menores de edad más.

Al momento del homicidio, la acusada estaba en el lugar con todos los niños, mientras que su padre, también policía pero de la ciudad de Buenos Aires, estaba en la playa y fue alertado de lo sucedido por uno de los los niños.

Las primeras autoridades en llegar al lugar fueron los Bomberos de Mar del Tuyú, que al ingresar al inmueble hallaron a la niña baleada boca arriba sobre la cama de una de las habitaciones.

Luana fue asesinada de dos balazos, uno en abdomen y otro en tórax, que atravesaron el cuerpo, el colchón y fueron encontrados debajo de la cama.

El arma empleada fue la pistola reglamentaria 9 milímetros de su abuelo, ya que a Quiroga le habían retirado la suya por estar con licencia.

Los vecinos que escucharon los disparos declararon que hubo un intervalo de un minuto y medio entre un estampido y el otro.

Uno de los puntos a determinar es si Quiroga participaba de rituales religiosos, como contó su hermana a la policía, y si fue por ese motivo que confesó en un primer momento haber matado a su hija "porque estaba enferma", lo cual no surgió de la autopsia realizada en la morgue judicial de Dolores.

Fuente: Télam