Una joven salvó milagrosamente su vida luego de ser atacada por la ex pareja de su padre, y una amiga de ésta, quienes le provocaron cortes por todo su rostro con un objeto punzante. El hecho tuvo lugar en las últimas horas en la localidad bonaerense de Azul, donde la víctima vive aterrada porque sus agresoras no fueron apresadas, e incluso juran matarla. Por lo tanto, la mujer atacada implora por la inmediata intervención de las autoridades.

En la jornada del último viernes, Ayelén Moreno le avisó a la ex pareja de su padre, Johana Ocanto, que acudiría a su vivienda en busca de las pertenencias que el hombre había dejado allí. Alrededor de las 18, Ayelén se hizo presente en el domicilio de Ocanto. Sin embargo, "ella me dijo que no me iba a devolver las cosas porque eran de ella, y en ese momento me empezó a golpear e intenté defenderme. Inmediatamente sacaron un objeto cortante, que ya tenían consigo, como si estuvieran preparadas para agredirme", detalló Moreno a Crónica.

La dueña de casa junto con una amiga, Julieta Bramajo, le propinaron cortes por gran parte de su cara y en el cuello, y en consecuencia la víctima cayó al suelo en medio de un charco de sangre. Por esta razón, las agresoras presumieron que Ayelén estaba agonizando y recién en ese instante tomaron conciencia de la gravedad del ataque que protagonizaron. Entonces se encerraron en la habitación, impulsadas por el temor, pero cuando advirtieron que Ayelén pudo incorporarse y escapar, le juraron que "cuando te encontremos, te vamos a matar".

Por las heridas, Moreno recibió cuarenta puntos de sutura en el Hospital Angel Pinto de la mencionada localidad. En este sentido, ella confesó que "me desfiguraron el rostro", y por esta razón radicó la denuncia policial en la Comisaría de la Mujer local. No obstante, las agresoras no han sido detenidas hasta el momento y al respecto, las autoridades policiales le informaron a la demandante que "tengo que esperar, que todo lleva su tiempo pero si me cruzan en la calle, ellas no van a esperar para matarme porque ya me lo dijeron".

El único aliciente que recibió Ayelén fue una solicitud de prohibición de acercamiento a las atacantes. Una restricción que todavía no se les ha notificado y por ello, la víctima dejó en claro su temor, expresando que "no duermo en las noches, estoy pendiente de que me hagan algo porque esta chica no para, me hostiga y me amenaza por las redes sociales". Un estado de pánico que invade a Aylén desde el pasado viernes, y que para superarlo ella misma ruega que "lo que quiero es que vayan presa por lo que me hicieron. Está claro el ataque, tengo una herida a dos centímetros en la yugular, estuve al borde de la muerte y nadie hace nada".

Ver más productos

La Iglesia recuerda a Santa Margarita de Escocia

La Iglesia recuerda a Santa Margarita de Escocia

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos