La médica trucha,  Giselle Rímolo, que había sido condenada a nueve años de prisión en 2017 por ejercicio ilegal de la medicina y adulteración de medicamentos, recuperará la libertad el año próximo.

Gracias al programa “Prisma”, que encarcela en conjunto a personas con problemas psiquiátricos, Mónica María Rímolo, se encuentra presa en una unidad penitenciaria especial. Pese a que su salud es estable, la falsa médica es diabética e hipertensa y tiene sobrepeso.

Por tal motivo, Rímolo forma parte del grupo de riesgo frente al coronavirus, y por eso no pudo gozar de las salidas transitorias previo al otorgamiento de la libertad condicional que se le dará próximamente.

Durante los años, la ex pareja de Silvio Soldán perdió su casa familiar y luego también a su marido, el abogado Juan Gainedú.

A pesar de que él la llama todos los días por teléfono, se especula que tiene una nueva relación de pareja con otra mujer, quien duerme en la casa misma casa en la que Rímolo iría a vivir cuando le den la libertad condicional.

En tanto, el abogado defensor, Roberto Schlagel, realiza en estos momentos los papeles necesarios para que se reduzca la pena de su clienta, con el alegato de que su clienta hizo cursos y estudios en prisión, en concepto de “estímulo educativo”:  

En ese sentido, la médica trucha estudia computación y pintura letrista y, además, se encarga de limpiar los sanitarios de los baños del pabellón donde se encuentra alojada.

Por órden judicial, Rímolo podrá salir de la cárcel por períodos de 12 horas, un día de los fines de semana, una vez a la semana. Es decir, paulatinamente desde el próximo 24 de diciembre.

Más tarde se le otorgará el permiso judicial para salir todo el día entero hasta que consiga la libertad condicional, en los primeros meses del 2021 y vivirá en la localidad bonaerense de Don Torcuato, en zona norte, o en la casa de su marido, donde fue detenida por última vez.

El caso de Giselle Rímolo

En 2001 una cámara oculta del programa Telenoche Investiga entró en su clínica privada, “Cidene”, y la grabó mientras recetaba medicamentos de contrabando. Tras una investigación judicial comprobaron que no tenía título de médica.

En tanto, la familia de Lilian Díaz, una mujer de 41 años que falleció producto de los medicamentos que le había recetado Rímolo, denunció penalmente a la nutiricionista. Así, al pagar una pagar una fianza de 300 mil pesos zafó de la cárcel. Ya en 2004 volvió a ser detenida y excarcelada, Si embargo, pagó una fianza de 100 mil pesos.

Finalmente, en 2012 recibió una condena a nueve años de prisión por parte del Tribunal Oral Criminal N° 7 por los delitos de homicidio culposo, ejercicio ilegal de la medicina, estafa en setenta ocasiones y tráfico de medicamentos peligrosos, aunque quedó en libertad a la espera de que la condena quedara firme.

La Corte Suprema de Justicia consideró “inadmisibles” los últimos recursos presentados por la defensa y fue encarcelada en el panel de Ezeiza.

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos