Emanuel Garay sufrió "sesiones de tortura" como si hubiese sido la "última dictadura militar" afirmó uno de sus hermanos al recordar la forma de su muerte producida este sábado tras permanecer varios días en estado crítico debido al entrenamiento extremo al que fue sometido en la Escuela de Policía riojana.

"Le practicaron sesiones de tortura ya que eso no fue un entrenamiento, los maltrataron, les pegaron, les dijeron barbaridades, a mi hermano lo mataron en su primer día de formación", aseguró Roque Garay.

El hermano del cadete de Policía afirmó que a Emanuel lo "sacaron de la Escuela de Policía en coma, casi no respiraba después de que le aplicaron el famoso ’baile’, sinónimo de tortura".

"Nunca pensé que después de tanto tiempo que ha pasado pareciera que fuese un relato de la última dictadura militar, todavía no llego a entender qué le hicieron", expresó.

Roque contó que su hermano "se había preparado tres meses y había aprobado las pruebas físicas, no tomaba ni fumaba, era un chico totalmente sano"

Respecto al gobierno riojano, señaló que tomó "las decisiones acertadas al desplazar automáticamente a las personas involucradas para que no entorpezcan la investigación"

Por último, Roque dijo que Emanuel tenía "muchas ganas de servir a la comunidad, era un sueño que tenía y quería hacer, pero lamentablemente en busca de su sueño encontró la muerte".

El pedido de justicia

Familiares, amigos y vecinos de Portezuelo despidieron y reclamaron justicia por Garay que fue sepultado en su pueblo natal acompañado por cientos de personas entre las que se encontraban el secretario de Derechos Humanos de la provincia, Delfor Brizuela, y el ministro de Educación a cargo de la cartera de Gobierno, Juan Luna.

Adrián, uno de sus hermanos, expresó: "Todos sabemos lo que le pasó a Emanuel, recibió una instrucción salvaje, inhumana, que le costó la vida. Nos parte el alma saber que llegó con una buena intención y ese mismo día murió su sueño".

"Mi hermano no merecía que le pase lo que le pasó, no estaba haciendo nada malo, fue a buscar su futuro y terminó muerto", aseveró entre lágrimas.

El joven cuestionó a la fuerza policial y señaló que "esta gente no conoce el valor de la vida, nos duele la indiferencia por la vida. A mi hermano, cuando cayó, no le brindaron ni siquiera los primeros auxilios, lo abandonaron durante media hora bajo el sol y nos molesta que se intente desviar todo porque ellos sabían muy bien que le estaban causando un daño porque eso era lo que querían".

"Por todo eso, y por los chicos que todavía se encuentran internados y por los que sufrieron este horror, pedimos justicia. Queremos que estos malos tratos se terminen porque los responsables tienen nombre y apellido, y tienen que terminar en la cárcel".

Finalmente, Adrián Garay agradeció a "toda la sociedad riojana" que se solidarizó y los ayudó durante estos terribles días que les tocó vivir. 

"Estamos muy agradecidos por las oraciones, por hacernos llegar palabras de aliento que siguen llegando y por acompañarnos en el pedido de justicia", agregó.

La causa de la muerte fue determinada por "un cuadro de deshidratación aguda grave, insuficiencia renal que derivó en una falla multiorgánica".

En tanto, que los resultados de los estudios patológicos demorarán unos días mas en conocerse, señalaron las fuentes.

La causa avanza

El fiscal general de La Rioja, Hugo Montivero ya había informado que a partir de una serie de denuncias recibidas ayer -por el sábado- identificaron a un grupo de cinco cadetes de grados superiores, de segundo y tercer año, que son investigados por su presunta participación en los hechos ocurridos el lunes pasado en la Escuela de Policía.

Según detalló el funcionario a la prensa, estos cadetes "colaboraron y participaron de algunas de las maniobras" investigadas pero quienes estaban a cargo de la instrucción física son los ocho imputados ya detenidos.

Respecto a lo ocurrido con las víctimas, el fiscal general consideró que "en una situación adversa", debido a "las altas temperaturas", hubo una "desproporcionada exigencia física" y que a las víctimas "se les negó líquido" para hidratarse.

Fuente: Télam