El hallazgo ocurrió en la calle Pedro de Mendoza, entre Constitución y Congreso, en el partido bonaerense de Pilar, a raíz de un llamado al 911 de parte de una vecina que denunció la presencia sospechosa de un Chevrolet Corsa blanco estacionado en la zona durante varias horas.

Las principales sospechas apuntan a que el asesinato estaría relacionado con una venganza personal.

Hasta allí fueron los agentes y encontraron un cadáver en el baúl del citado vehículo. Ante la presencia de personal policial, los médicos revisaron el cuerpo y determinaron que la víctima, un hombre de 37 años, tenía una bolsa en la cabeza, presentaba nueve heridas de arma blanca en la región lumbar y omóplato.

El cuerpo estaba dentro del baúl del auto.

En el lugar del hallazgo también estuvo presente el fiscal de turno Raúl Casal, personal de la Subdelegación Departamental de Investigaciones (SubDDI) Pilar y del Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME).

Las autoridades identificaron al dueño del auto como un hombre con domicilio en Pilar, aunque procuraban determinar si se trata de la víctima del homicidio.

Además, los investigadores aguardaban los resultados de la autopsia para avanzar en la causa. En las últimas horas, trascendió que el coche estaba a nombre de Ernesto José Bensousan, quien habría salido con amigos en la noche del viernes y nunca volvió a su casa. Lo llamativo del caso es que no hubo ningún faltante en el auto.