El hermano mayor de las turistas israelíes asesinadas, Moshe Pereg, dijo que nunca pensó que su sobrino, Nicolás Gil Pereg, fuese el homicida.

"Es un genio que perdió la cabeza, lo siento por mis hermanas, almas puras que sólo querían ayudarlo", dijo refiriéndose al imputado del crimen de su madre y su tía Pyrhia Sarussi y Lily Pereg.

En tanto, el sospechoso de 36 años, comenzó una huelga de hambre en el penal de Mendoza en el que se encuentra detenido.

"Mi padre lo quería mucho y le sirvió después de que su papá lo abandonó. Después de que mi padre murió, sufrió un cambio en el comportamiento y desarrolló un trastorno mental. Apostó en Internet y perdió mucho dinero, por lo que decidió abandonar el país", dijo el tío del imputado en conferencia de prensa en Israel.

"Me resultaba raro que mis hermanas hayan estado en un lugar tan repugnante. Ellas no eran para estar en un lugar así donde había un cadáver de un gato desde hace un mes. Cuando le pregunté a él (Nicolás), me dijo que era más importante el gato que la madre. A partir de ahí me di cuenta de que mentía", sostuvo Moshe, que definió al imputado como un "psicópata".

"Mató a su madre y a la tía sin ninguna razón entendible", comentó ,y agregó que Nicolás no regresó nunca a Israel, probablemente porque "tenía miedo de que lo agarraran". "Dejó deudas acá también", añadió.

"La hija de Pyrhia está embarazada y la exposición puede causarle daños", agregó.

Nicolás está acusado de homicidio agravado por el vínculo en concurso real con homicidio simple. Los cuerpos de las víctimas fueron hallados en su vivienda enterrados, tapados con piedras y tierra en el fondo del predio.

"Lily era un alma hermosa y probablemente nunca más encuentre a alguien tan amorosa como ella de nuevo. La extraño, la extraño", dijo John Finlay a 7 News por su compañera Lily Pereg.

El hombre dijo que su mujer recientemente había sido promovida como profesora en la Universidad de Nueva Inglaterra y que había viajado a Argentina para ayudar a su hermana a visitar a su hijo. No pudo dejar de llorar durante toda la entrevista.