Por María Helene Ripetta
mripetta@cronica.com.ar

"Todo esto nos hizo retroceder 16 años y poner en duda lo que dijo mi mamá, que la Justicia fue ejemplar. Hoy tengo mis dudas", le dice a Crónica María Eugenia Schenone, hermana de Marcos, quien fue asesinado 16 de enero de 2003. Por el crimen fue condenado el empresario Horacio Conzi, a quien se le otorgó la prisión domiciliaria por problemas de salud. La fiscalía solicitó la revocatoria de la prisión domiciliaria por su publicación en Facebook, donde afirmaba estar "saludable 1.000%" y porque detectaron que hace unos días se arrancó la tobillera con la excusa de que se le hinchaba el pie. Los hermanos de la víctima se reunieron con el fiscal general John Boyard. "Nos atendió muy bien, nos dio explicaciones de todo y los pasos a seguir. Ahí nos enteramos de lLo de la tobillera, es una locura. Por el monitoreo detectaron la anomalía. Este sujeto dijo que se le había soltado cuando se estaba bañando. Después cuando tuvo que declarar dijo se la había tenido que cortar porque le dolía y se inflamaba, volvió a delinquir, a no cumplir, aunque tenga prisión domiciliaria tiene una condena a 24 años y 9 meses de prisión", sostiene María Eugenia.

En el informe del Servicio Penitenciario están las fotos de la tobillera rota, donde se dejó constancia por escrito de que la había manipulado y no había respetado las normas. "Es absurdo que esté en su casa. Hay gente con más afecciones de las que tiene él, que ni siquiera creo que sean reales. Tiene que cumplir la condena en la cárcel", continúa la hermana de Marcos, quien recordó: "Cuando llegábamos a la fiscalía apareció su hermano (por Hugo Conzi). No sé para qué estaba ahí, no me interesa saberlo. Lo que sí me importa es que mi familia vuelve a tener miedo. Como decía mi mamá (Elsa Schenone, una de las fundadoras de Madres del Dolor) que reclamaba por la impunidad con que que se manejaba esta gente. Todos deberíamos ir con mucho cuidado sabiendo que estas porquerías están en la calle".

"Todo esto hizo que mis padres tengan que partir. Pero con mis hermanos, Mariano y Alejandro, vamos a seguir hasta el final, vamos a exigir justicia", finaliza la hermana de Marcos.

La historia de un crimen casi demencial

Horacio Conzi fue detenido en marzo de 2003 tras haber permanecido casi dos meses prófugo por el crimen de Marcos Schenone, entonces de 23 años, cometido el 16 de enero de ese año. Ese día, el empresario efectuó 14 balazos con una de sus pistolas 9 milímetros contra el remís en el que viajaba la víctima junto a un amigo, dos chicas y el chofer.

A raíz del ataque, Schenone murió de tres balazos en la espalda, mientras que las dos chicas y el remisero resultaron heridos y su amigo ileso. Horas después del crimen, Conzi fue señalado como el asesino por los testigos presenciales y al allanar su casa en Boulogne se secuestró el arma homicida.

En el juicio realizado en 2005, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de San Isidro dio por acreditado que Conzi tuvo un ataque de celos cuando vio dentro de su restorán a Schenone besándose con Paula Alonso, una joven que él había intentado conquistar. Esa noche, el empresario ordenó echar del local a la víctima y sus tres acompañantes, tras lo cual salió a perseguir el remís en el que los jóvenes viajaban por avenida Del Libertador hasta que, al llegar a Béccar, los baleó.

Conzi escapó y el 14 de marzo de 2003 fue detenido en Mar del Plata con una peluca y un documento falso.