Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Varios habitantes de la localidad bonaerense de La Cañada, en el partido de Quilmes, intentaron linchar a cuatro forajidos que habían agredido a tiros la vivienda de una humilde familia, oportunidad en la que hirieron de un disparo en la espalda a una inocente nena de 8 años, quien en esos momentos descansaba tranquilamente en su camita. Uno de los delincuentes, que resultó baleado por los enardecidos justicieros, fue detenido por los pesquisas policiales, quienes además apresaron a otro de los atacantes. La gente a su vez incendió uno de los autos que utilizó la gavilla.
 

Internada

Los voceros de los tribunales de Quilmes revelaron que la infortunada víctima, llamada Ivana, de 8 años, permanece internada en una clínica, en Bernal, al haber sido alcanzada por un certero proyectil que impactó en la región dorsal izquierda, mientras se hallaba acostada en su cama, en el dormitorio del domicilio.

Trascendió que el hecho se produjo cuando los malvivientes, que se desplazaban a bordo de un Fiat Siena gris, patente CGE 496, y en un VW Gacel de idéntico color, arribaron a una humilde finca situada en la manzana C de un terreno que está ubicado en Rodolfo López al 400, en el denominado Barrio La Odisea, oportunidad en la que comenzaron a efectuar disparos contra el frente del inmueble.

Momentos después los agresores fugaron con rapidez en esos rodados, aunque detuvieron la marcha en el cruce de 814 y 889, a 200 metros del arroyo San Francisco, en el Barrio La Matera, donde su presencia fue advertida por algunos vecinos del lugar, quienes se habían enterado de lo ocurrido.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, los habitantes llevaron adelante un acto de justicia por mano propia porque rodearon a los sujetos y empezaron a aplicarles puñetazos en el cuerpo a dos de ellos, ya que los otros individuos huyeron a la carrera. La gente, para vengarse, además prendió fuego el Fiat Siena.

Pesquisas policiales de la comisaría de La Cañada (5a de Quilmes) y del Comando Patrulla (C.P.) de Quilmes Oeste concurrieron al escenario del altercado y, al ver la pueblada, resolvieron separar a los revoltosos, ocasión en la que detuvieron a los dos malvivientes, llamados Aníbal Damián, de 26 años, y Paulo Luis, de 38, determinándose que este último tenía una herida de bala en la axila izquierda y que el plomo se había alojado en el abdomen.

Autoridades policiales de la Jefatura Departamental de Quilmes se encargaron de supervisar los procedimientos.

Intervino en la causa, que fue caratulada "Abuso de arma y lesiones", la doctora Ximena Analía Santoro, fiscal en turno de la Unidad Funcional N° 7 del departamento judicial de Quilmes