La justicia penal de La Plata rechazó este jueves el pedido de eximición de prisión presentado por una docente de un jardín maternal que zamarreó e intentó asfixiar a una beba de 4 meses, mientras otras familias analizan sumar dos denuncias de casos de nenes de un año maltratados por la misma maestra y maestras de otra sala.

Así lo adelantó Martina Raffetto, abogada de la familia de la piba maltratada por la maestra María Paula González, quien trabajaba en el jardín Aventuras en Pañales, en las calles 40 entre 8 y 9 de La Plata.

El juez de Garantías platense, Guillermo Atencio, rechazó el recurso de la defensa de la trabajadora, quien aún tiene la instancia de apelar ante Cámara la orden de detención.

Raffetto explicó a esta agencia que "mañana vamos a presentar una nueva denuncia contra María Paula González y contra otra docente de nombre María".

LEÉ TAMBIÉNVideo espantoso: maestra jardinera maltrata a bebé en guardería platense

"Es una nena de un año que era compañerita de Pilar y cuyos padres vieron en imágenes cómo era zamarreada y casi ´estampada ´contra su huevito", remarcó la letrada.

La letrada confió que otra familia, también padres de una nena, "están evaluando denunciar a las dos docentes de la sala celeste, una sala de nenes de entre 1 y 2 años, y a la dueña del establecimiento, por abandono de persona y omisión d ela obligación de cuidado".

El caso que se dio a conocer hace 10 días tras su divulgación en redes sociales fue denunciado en octubre cuando Carolina Penzi, madre de la beba de 4 meses, observó en el cuerpo de la menor, moretones y hasta marcas de uñas.

Tras denunciarse el hecho en la fiscalía número 6 de La Plata, a cargo de Marcelo Romero, se secuestraron las imágenes de las cámaras de vigilancia del jardín, donde se pudo constatar que la docente María Paula González zamarreaba a la beba, arrojaba de manera violenta a la niña al ´huevito´y cubría su rostro con una manta para sofocar los llantos.

El fiscal Romero recaratuló la causa de "lesiones leves" a "homicidio en grado de tentativa", y pidió la detención de la mujer, que fue finalmente consentida por el juez Atencio, aunque la defensa de la maestra apeló y quedó en suspenso.

Raffetto remarcó que el jardín maternal "contaba con 8 cámaras y hay muchos videos aún por evaluar, los que hemos comenzado a ver en estos días nos permitieron ver que había una naturalización de la violencia".