La decisión de tres juezas, todas mujeres, que integran el tribunal chubutense que absolvió a los tres acusados de abusar en grupo de una joven en 2012 en la ciudad de Puerto Madryn, originó un fuerte repudio de los colectivos feministas y de representantes de la Justicia. Sin embargo, ese fallo no sorprendió a las abogadas querellantes, quienes consideraron que el proceso judicial estuvo atravesado por "los estereotipos, la misoginia, la Iglesia, el clasismo, el patriarcado, todo en su máxima expresión"

"El veredicto dictado el pasado 19 de marzo de 2022 (...) es el resultado del proceso iniciado en enero de 2019 que mantuvo el pacto de silencio e impunidad desde entonces", aseguraron en un descargo, al que tuvo acceso cronica.com.ar, las letradas Verónica Heredia, María Florencia Piermarini y Marisol Carmona, que representan la víctima.

La damnificada tenía 17 años cuando ocurrió el abuso, en septiembre de 2012 en Playa Unión, durante una juntada de jóvenes en la casa del nieto del ex gobernador radical Atilio Oscar Viglione, como previa a los festejos por el día de la primavera. La denuncia recién fue formalizada en 2019 cuando la joven pudo contar lo que pasó en sus redes sociales.

Al comienzo, seis jóvenes fueron señalados en la escena del abuso (cinco formalmente denunciados), quienes actuaron cuando la víctima estaba indefensa y en estado de inconsciencia, aunque sólo tres llegaron a juicio, los conocidos como "hijos del poder"Luciano Mallemaci, Exequiel Quintana y Leandro del Villar, declarados inocentes por el beneficio de la duda y la falta de pruebas por el tribunal conformado por las juezas Ana Karina Breckle, Marcela Alejandra Pérez y María Laura Martini.

La querella había solicitado penas de entre 20 y 25 años para los imputados, mientras que la acusación de la fiscalía -que excluye el cargo de acceso carnal- pidió penas de entre 12 y 15 años.

Heredia, Piermarini y Carmona denunciaron en un escrito difundido este lunes que "se mantienen más vigente que nunca en el proceso penal los estereotipos, la misoginia, la Iglesia, el clasismo, el patriarcado, todo en su máxima expresión", entre ellos enumeraron la expresión "deshago sexual", término que utilizó el fiscal de Rawson Fernando Rivarola en su elevación a juicio en referencia al accionar de los acusados y que generó un repudio a nivel nacional. 

"Ella (por la víctima) pidió por su libertad y por todas las mujeres que mueren en estos casos. Las juezas la condenaron por estar viva, ser profesional, trabajar, ser bella y brillante. Al escuchar el veredicto lloró de bronca e impotencia 'por este mundo tan injusto'. Pero recibió el llamado y el abrazo de miles y de todas partes del mundo", describieron desde la querella. "Y vamos a seguir. El 28 de marzo se conocerán los fundamentos. El 11 de abril presentaremos la impugnación ante el Superior Tribunal de Justicia. Como dice Norita: 'Esto recién empieza'", cerraron.

"Las testigos fueron sometidas a interrogatorios violentos por más de dos horas", denuncian las abogadas

"Todas las mujeres que estuvieron en esa fiesta y tenían entre 16 y 17 años, declararon lo que vieron y escucharon esa noche; otras lo que escucharon días después. Acreditaron lo que sucedió e identificaron a los responsables. Dijeron que el terror de lo que pasó esa noche les cagó la vida a todas; que tuvieron y tienen temor pero que era su obligación como mujeres, algunas madres, de declarar ante la Justicia por fin", describieron las letradas en el descargo difundido este lunes.

Y añadieron: "Todos los varones que tenían entre 16 y 22 años se ampararon en el tiempo para no recordar nada o algo que los beneficiara a ellos y a los imputados".

La querella denunció que las testigos "fueron sometidas a interrogatorios violentos por más de dos horas" y que, frente al reclamo, "las juezas repetían: 'estas son las reglas del debate, debe responder'". Además, aseguraron que una de las mujeres se quejó que "las preguntas están hechas para tergiversar", pero que las magistradas la obligaron a responder. "Los imputados jamás se sometieron a ninguna pericia ni respondieron a ninguna pregunta", sostuvieron.

Respecto a la víctima, enunmeraron que "declaró al momento de hacer la denuncia y se sometió a una pericia durante tres días de 6 horas cada día, ante 7 peritos de los defensores y la fiscalía; debió responder más de 567 preguntas y a evaluaciones sobre su personalidad".

"Ella se presentó ante el tribunal para decir sus últimas palabras, para ser escuchada por primera vez ante las juezas. Los abogados y las juezas la interrumpían para decirle 'eso no lo puede decir señorita'. Las juezas la maltrataron", indicaron. Y continuaron: "Seis profesionales de la salud que la atendieron desde 2012 hasta 2021, pediatra, psicólogas y psiquiatra, afirmaron que padece estrés pos traumático producto del abuso sexual. Las juezas sostuvieron que ella consintió".

Buscarán impugnar el fallo que declaró inocentes a los acusados de la violación grupal

Pocas horas después de conocerse el veredicto de las juezas, y tras los incidentes con la Policía a las afueras de los tribunales, el procurador general de Chubut, Jorge Miquelarena, aniticipó que impugnará el fallo "por vía extraordinaria ante el Superior Tribunal de Justicia".

Además, afirmó que impulsará medidas por "falso testimonio" contra algunos declarantes ya que, dijo, comprobaron que "algunos cambiaron su versión de los hechos de lo que habían dicho en un principio y en otros casos directamente se manifestaron reticentes a brindarlo y fueron intimados por el tribunal".

Ver comentarios