En los considerandos de la resolución, quedaron reflejados los argumentos por los que la magistrada le negaba la condicional a Maximiliano Montiel, entre ellos, que tuvo "problemas convivenciales" con otros internos y que no se sometió a un "tratamiento psicoterapéutico en relación a su compromiso adictivo".

A ese argumento sobre las características del hecho, los camaristas Fernando Bellido y Fabián Cardoso contestaron que "ello ya fue tenido en cuenta en oportunidad del dictado de la sentencia firme".

"En el proceso de readaptación social, Montiel se encuentra incorporado desde el 30 de julio de 2012 en un Régimen Abierto y gozando de salidas transitorias, que este tribunal, tras hacer lugar a un recurso de la defensa, amplió la extensión del beneficio a 72 horas. El causante hizo uso ese beneficio respetando rigurosamente todas las reglas exigidas", añade el fallo.

Los camaristas afirmaron en su fallo de 2014 que el hecho de que Montiel no estuviera inscripto en actividad educativa alguna, "no puede ser valorado como elemento negativo ya que no está obligado hacerlo" y recordaron que "durante 2013 cursó el primer año del nivel secundario".

"Los elementos mencionados en los párrafos precedentes, constituyen factores que demuestran el deseo de superación del causante y una evidente aplicación progresiva al régimen carcelario", opinaron Bellido y Cardoso, quienes dieron "por satisfecha la exigencia legal del cumplimiento regular de los reglamentos carcelarios haciendo en consecuencia procedente su pedido de libertad condicional".

Y sobre la referencia a los "ilícitos de extremo peligro social", los jueces de la Sala I consideraron que "no constituye un elemento valorativo a considerar en orden a la inclusión o no de la peticionada libertad condicional".

Bellido y Cardoso destararon que Montiel poseía "conducta ejemplar, siendo merecedor de concepto bueno, y si bien registra una sanción disciplinaria, la misma se encuentra caducada y no fue tenida en cuenta en el auto impugnado".

Sobre los "supuestos problemas convivenciales" que había tenido la Unidad Carcelaria 36 de Magdalena, los jueces señalaron que "esta situación no derivó en una sanción disciplinaria" y que luego Montiel fue "ubicado en la Unidad 11 de Baradero, donde conforme se desprende mantiene una buena relación con el personal penitenciario y con sus pares, sin crear conflictos, realizando tareas de mantenimiento en la sección vigilancia y tratamiento y labores como peluquero".