La madre del adolescente de 15 años que está acusado de haber participado del crimen de la estudiante de enfermería Agustina Bustos, en Bahía Blanca, dijo este jueves que su hijo comenzó a tener problemas cuando empezó a juntarse con los chicos de 14 y 17 años, también detenidos por ese hecho.

"Esto empezó desde que se junta con éstos chicos. Las veces que salió fue para problemas, lo tenía que ir a buscar a la comisaría por daños, por romper una vidriera", contó la mujer en diálogo con radio La Brújula.

Tras expresar que no puede "creer lo que pasó", aseguró: "No hay explicación para esto y como madre estoy consternada".

"No sabía que mi hijo salía a robar armado, no niego nada porque no sé nada, he intentado hablar con él para que me diga si fue él o no, pero no tuve la posibilidad", añadió.

También contó que su hijo abandonó la escuela y que "tenía problemas de adicción porque inhalaba pegamento". Y concluyó: "No es un chico malo o atrevido y se estaba portando bien hasta que pasó esto".