El doctor José Ostolaza, flamante defensor de Nahir Galarza, prefirió no emitir un juicio sobre la estrategia defensiva de sus colegas, pero indicó: "Partiremos de lo que se presentó, el tema del accidente en los disparos y la cuestión de violencia de género. Pero en lo personal quiero profundizar la hipótesis de una emoción violenta".

Ostolaza. El letrado planea evitar la perpetua de Nahir.

El abogado dio a entender que hay cuestiones que ya son irreversibles, como el haberla hecho declarar a Nahir, o la existencia de pruebas objetivas que están volcadas en el expediente. Tal vez Ostolaza si hubiera estado de entrada, le habría aconsejado de abstenerse de declarar.

Sobre la causa, manifestó: "Sobre lo hecho, ahora quiero solicitar varias medidas urgentes, entre ellas una autopsia psicológica y psiquiátrica a la víctima; como también una pericia caligráfica a varias notas y cartas para conocer con mayor profundidad el perfil de Pastorizzo".

"Se sabe que había una relación violenta entre ellos dos, por lo que es necesario conocer aspectos sicológicos y siquiátricos del muchacho que fue muerto", comentó Ostolaza.

El abogado tiene como hipótesis, la siguiente idea: "Nahir no preparó el homicidio, tenía proyectos de vida, de estudios, incluso por esos días estaba por viajar. De ahí en que puedo marcar que algo pasó. Ella fue vista durante toda la noche con Pastorizzo, y además se utilizó el arma de su padre, por lo que es poco probable que ella intentara programar un crimen".

"Es claro que ella no estaba organizando el crimen, que no hubo una premeditación, hubo algo que la sacó que la puso muy mal y que la enajenó del Derecho Penal. Queremos llegar a conocer ese motivo", explicó.

Sin mencionarlo, lo que busca Ostolaza es llegar a los atenuantes consagrados en la ley, que le permitirían zafar de la cadena perpetua. Si él logra esto, no sería condenada a 30 años como máximo, sino tal vez a 15 o 17 años o menos aún, como hay antecedentes en Paraná y el resto de la provincia, donde talló la figura de la emoción violenta., según indica el sitio entreriosya.com.ar.