La tecnología ha sido una gran aliado en la historia para resolver diversos crímenes en todo el mundo, y ante las dudas que presenta la muerte de Facundo Astudillo Castro, otra vez la ciencia aparecerá en escena para esclarecer el episodio. Se trata del estudio de diatomeas, que permitirá tener más certezas en el caso.

La autopsia realizada en el laboratorio del Equipo Argentino de Antropología Forense al joven de 22 años, arrojó que la víctima tenía los "dientes rosas", lo cual significa que podría corresponderse a la comprensión del cuello o sumersión.

Con la confirmación de la identidad, los médicos buscarán establecer si el joven se ahogó y si la muerte ocurrió en ese sitio o en otro lugar y aquí aparece la mano de la ciencia, ya que lo harán a través de un estudio de diatomeas: un grupo de algas unicelulares que constituye uno de los tipos más comunes de fitoplancton. En el caso de que Facundo se haya ahogado, esos organismos microscópicos deberían ingresar a su torrente sanguíneo y, por lo tanto, alojarse en su médula ósea.

Los científicos tomaron una muestra del agua en torno al cangrejal en el que fue hallado el esqueleto semienterrado que será comparado con el fitoplacton, si lo hubiera, en el cuerpo de Facundo.

Cabe destacar, que se trata del mismo procedimiento que se utilizó en el caso de Santiago Maldonado, y en esa ocasión, el estudio demostró que el artesano se había ahogado en el Río Chubut.

Sin embargo, el test de diatomeas no será concluyente y deberá contrastarse con el resto de las pericias. La investigación enfrenta un desafío enorme: reconstruir los pasos de Facundo a 107 días de su desaparición.

La justicia bonaerense recién comenzó a buscar a Facundo el 5 de junio, cuando se formalizó la denuncia por averiguación de paradero de Cristina Castro. Habían pasado 35 días. El 16 de julio, tras una contienda judicial emprendida por la madre del joven junto a sus abogados, Leandro Aparicio y Luciano Peretto, la causa pasó al fuero federal.

Aunque la hipótesis del accidente está presente en el expediente, la querella insiste en la desaparición forzada. Virginia Creimer, la médica forense convocada por la querella, no tiene dudas de la intervención de la policía bonaerense en la muerte del joven.

“Ya está comprobado que la policía intervino en la muerte. Hay muchísimas evidencias, no desde lo pericial, sino desde lo judicial, que la policía tuvo accionar sobre el cuerpo”, dijo la perito.

Dudas en la investigación

Entre las dudas que deben responder los investigadores se enumeran los testigos que dijeron ver a Facundo en Bahía Blanca; la zapatilla que apareció en perfecto estado junto al cuerpo (se hará un estudio scopométrico, el mismo que se realizó en el caso de Fernando Báez Sosa); las huellas de un vehículo que se dirigían al cuerpo; y el mensaje de texto que recibió un amigo de Facundo la noche del 30 de abril.

Además, deberán explicar los motivos por los que se detectó que un patrullero de la bonaerense permaneció por 35 minutos a 800 metros del lugar donde encontraron el cuerpo, el 8 de mayo; las luces que vio un testigo cuatro días antes del hallazgo y la aparición de un objeto muy similar al amuleto del joven en la comisaría de Teniente Origone.

También deberán informar por qué fueron tres pescadores los que visibilizaron el cuerpo en un sector que ya había sido rastrillado por la Policía Federal.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos