Por Montserrat Brizuela
@montsebrizuela

“No quería que me pida perdón, porque perdón se le pide a Dios. Pero sí disculpas”. Graciela Morales es la mamá de Yamila González, la joven que el 24 de enero de 2010 perdió la vida en un accidente que Rodrigo “La Hiena” Barrios protagonizó en Mar del Plata. En su vientre llevaba a una beba de seis meses: ambas murieron producto del feroz choque.

En la esquina de Ayacucho y la avenida Independencia, a una cuadra de la playa La Perla, Yamila se disponía a cruzar junto con un grupo de personas. La camioneta del boxeador, que viajaba alta velocidad, embistió un Fiat 147 tripulado por dos mujeres: éste atropelló al malón entre ellas a la joven futura madre. Producto de las heridas, Yamila y su pequeña beba perdieron la vida horas después en un hospital.

Hoy, tras haber cumplido su pena, Barrios está apto para volver a subirse a un ring. Así lo habilitó la Federación de Boxeo. Y así lo acepta Graciela: "Ya sabíamos que puede volver a pelear. Está en su derecho y puede hacerlo más allá que a nosotros no nos caiga bien. Yo tengo mi postura: su vida está terminada. Y con esto busca un manotazo de ahogado".

Las palabras de la madre de Yamila suenan a resignación. Pero en realidad encierran cierta conformidad: ella logró ver a "La Hiena" entre rejas algo que no consiguen muchas de las víctimas de accidentes de tránsito.

"La condena la cumplió, los 2/3 en prisión y el resto con libertad vigilada. Yo luché para que pagara con la cárcel, y lo logré. Para una persona que pierde a un ser querido nunca es suficiente, pero me siento satisfecha en algún punto con conseguir que vaya preso. No se fue caminando como tantos otros que no van presos por accidentes de tránsito. Y yo sí lo conseguí", relató.

Graciela perdió a Yamila y su futura nieta mientras vacacionaban en Mar del Plata (Captura de TV).

La Hiena volverá a subirse a un ring. Estará en el cuadrilátero y contará con el fervor de su gente. Eso, no niega "la llena de bronca". Pero su aliciente es la condena social, ese apoyo que recibió Graciela durante estos años en la calle y el consecuente repudio para el boxeador. "Si bien tiene seguidores, porque lo veo en las redes por ejemplo, creo que fue peor la condena social que tuvo que la judicial", analizó.

La Federación Argentina de Boxeo dio luz verde para que Rodrigo Barrios vuelva al cuadrilátero. Quiso hacerlo anteriormente, pero la condena social que menciona Graciela, lo detuvo. Hoy podrá renovar su licencia y a los 42 años y tras cumplir su condena de tres años y siete meses en prisión, quiere despedirse del boxeo.

"Para mi es un ser nulo, no existe. El fue culpable y llevará dos muertes en su cabeza para siempre. Su vida se terminó el 24 de enero de 2010", dice Graciela. Justamente, el mismo día en que también se apagó la existencia de Yamila y su nieta nonata.