Fue la misma Thelma Fardin quien se preguntó lo que pasa con las víctimas que no tiene la posibilidad de tener un micrófono, un abogado. "Estoy golpeada pero no vencida", dijo tras la anulación del juicio contra Juan Darthes. Se les pide a las mujeres que vayan y denuncien,  pero cuando lo hacen muchas veces el sistema no da respuestas. Sumado a que en el abuso sexual la víctima es la propia prueba.  A veces las marcas están en su cuerpo, otras no.  Pero si en su psiquismo, y son sometidas a pericias, y aunque no debería ser así, se ven expuestas a relatar más de una vez el  ataque sufrido.

"Una mujer no debe denunciar sola, tiene que  hacerlo con una organización de apoyo detrás, abogadas. Visibilizar los casos. Denunciar todas. Incluso los hombres que están entendiendo que esta cultura patriarcal tiene que modificarse, caer. Tenemos cerca los victimarios. En el caso de Thelma tengo esperanzas de que pueda llegar a buen puerto  esta denuncia, y  que el señor Dhartes pague por sus actos", dice a Cronica.com.ar  Cecilia Roth integrante de Actrices Argentinas. 

No creo que este tema incida para que las mujeres no denuncien. El tema es que ellas se animan a denunciar pero no están acompañadas por el poder judicial. Porque en muchos lugares de Argentina aun se tiene que realizar la denuncia en forma virtual con las dificultades que esto genera. Y si está en riesgo y logra realizar la denuncia y la justicia le otorga una medida cautelar la misma no esta acompañada de dispositivos de protección con un monitoreo responsable (botón antipánico para ella y tobillera electrónica para el agresor)”, dice a Cronica.com.ar Ada Rico presidenta de al Casa del Encuentro. “En definitiva lo que puede hacer que ellas desestimen la denuncia es la desprotección del poder judicial”, considera.

“El Poder Judiciales ya está corrompido en todo Latinoamérica y prima el pensamiento machista siempre”, sostiene Nora Schulman, Directora Ejecutiva del Comite de seguimiento de los Derechos del Niño. "Hay que escuchar a las víctimas. Darle la posibilidad de hablar, de contar lo que les pasó y no prejuzgar”, dice y ante la pregunta de lo que sucede cuando la víctima queda en el engranaje del sistema  judicial sostiene: “ Es porque no le creen y efectivamente prima el machismo.  En este caso es peor, ya que se trataba de una menor de edad. Y los violadores buscan abogados que los respaldan.

Uno de los cuestionamientos que padecen quienes cuentan que fueron víctimas de abuso sexual infantil es  hacen muchos años después. “Hablan solo cuando se sienten seguros, pierden el miedo y pueden contarlo a alguien que los escuché y no descalifique su testimonio .Por eso hay una ley que establece que esas causas no prescriben”, explica Shulman.

 

También desde la organización Mumala también ven la situación con preocupación, su vocera Victoria Aguirre afirma: “Lo que paso jurídicamente  es una vergüenza.  La competencia  se resuelve al principio  del expediente  no al momento  de la sentencia.  Claramente  este fallo deslienta las denuncia no por temor sino porque no se evidencia perspectiva en el abordaje del caso y la búsqueda de justicia”.

“Me preocupa que las fallas en el sistema judicial y en si todo el camino que implica hacer una denuncia asusten y/o desalienten a las mujeres a accionar”, dice la actriz Anita Co una de las testigos contra Darthes en la causa de Thelma. Ella había sido denunciada por el actor por hablar. “Pero creo que tiene  que buscar ayuda inmediatamente en organizaciones  como por  ejemplo La Red de Contención. Equipos con psicólogas que contiene y además abogadas que analizan tu situación. Las mujeres empezamos a hablar y no vamos a parar más. Denuncia judicial o no, vamos a seguir hablando”, afirma.

Para todas las víctimas de abuso sexual,  de violencia de género mi mensaje es el fiscal no es tu abogado. Consigue uno que te defienda a vos . Y si no tenes plata hay centenerares de organismos sociales que van a ayudarte.  Por favor denuncia pero siempre con abogado  y contenida por una organización social,  por una organizacion de mujeres,   por tus amigas, nunca lo hagas sola”, dice la abgada Raquel Hermida Leyenda especialista en estos temas.

"El derecho penal nunca ha sido aliado de quienes no detentan el poder en una sociedad. En la Argentina las rigideces se fueron ablandando gracias a la movilización social y un compromiso de los actores estatales para poder dar respuestas eficaces y con perspectiva de género acorde al mandato de los tratados de derechos humanos, y aún queda mucho por hacer Pat garantizar que ls mujeres y LGBTI+ tengan acceso a la justicia. 
Brasil es un país con características propias y un entramado social y político distinto al nuestro, donde el movimiento de mujeres y feministas no ha tenido el mismo impacto que en Argentia",
sostiene Sabrina Cartabia, abogada.

"Más allá de eso, las posibilidades de éxito frente al poder judicial de una denuncia son limitadas en todos los países de la región. Es por esa razón que la decisión de realizar una denuncia debe hacerse con información adecuada y con acompañamiento legal e interdisciplinario que permita tener buenas posibilidades frente al poder judicial y sostener a quien denuncia durante un proceso que es sumamente desgastante y desbalanceado", sostiene la abogada.

 

"El derecho penal es una trampa", afirma, ante la pregunta de cuál es la salida dice: "Hay que crearla. Porque el sistema no fue pensado para darnos ninguna salida. Entonces nos toca aprender de las experiencias para encontrar por donde abordar. Y también preguntarnos de donde queremos salir y qué es justicia para nosotras. Si queremos salir de una situación de dolor y angustia no es el derecho penal el mejor canal para canalizar estos. Si queremos que se investigue y se determine la verdad procesal sobre un hecho determinado hay que pensar en adaptar las herramientas del derecho para este fin, y digo del derecho en general y no solo el penal", sostiene y concluye: "Que el derecho penal es la única salida es una imposición. Nos toca encontrar y construir nuestras propias salidas"

Que las victimas recurran a la justicia es un problema porque la justicia no responde , tenemos muchisimos problemas históricos. Son muy pocas las mujeres que se animan a contar lo que les pasó, sobretodo si el agesor es una autoridad, un jefe, un famoso como en este caso. Lo preocupante es la cantidad de mujeres que están vieviendo situaciones de violencia y que no cuentan y no hacen la denuncia porque  tienen un circuto la ruta critica de la denuncia que es mortal y desalienta a salir de esa sitaucióna", sostiene Liliana Hendel Psicologa Periodista  Secretaria de MPGyD La Matanza.

 

 

 

 Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios