Brenda Barattini, acusada de amputarle el pene a su amante en la ciudad de Córdoba con una tijera de podar, pronunció sus últimas palabras antes del veredicto y dijo: "Estoy muy arrepentida de lo que hice, nunca quise matar a nadie".

Con esas palabras, la arquitecta enjuiciada por el delito de "tentativa de homicidio agravado por el vínculo y por alevosía", usó su derecho a expresarse antes de conocer la sentencia del jurado popular.

"Me jodí la vida, quiero seguir con mi vida normal", manifestó la mujer.

Durante una de las audiencias y ante el jurado popular, Barattini admitió que ella planificó lastimar a su amante y dijo que lo hizo porque él la trataba "como un trofeo".

Ver más productos

Santa Lucía de Siracusa, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a Santa Lucía de Siracusa

Perón y Evita, una nueva era política en el país

De Perón a Fernández, un país siempre convulsionado

Los feligreses demostraron la devoción por la Virgen en su día (Carlos  Ventura - Diario Crónica)

Ceremonia impregnada de espíritu bergogliano

Ver más productos