Los padres y una abuela del pibe de 3 años que murió calcinado en su casa de Termas de Río Hondo, Santiago del Estero, donde había quedado sólo y encerrado bajo llave, mientras la pareja realizaba un tour de compras en Bolivia, recuperaron la libertad este miércoles. 

Desde la Fiscalía, expresaron su total disconformidad con la decisión y decidieron apelar el fallo inmediatamente.

El juez de Control y Garantías de la citada ciudad santiagueña, Diego Vittar, dictó la falta de mérito para Miriam Sosa, José Silo y Hermenegilda Espinoza, padres y abuela de la víctima, Thiago Sosa, de 3 años.

En representación del Ministerio Público Fiscal, Melisa Deroy, había imputado el delito de "abandono de persona seguido de muerte, agravado por el vínculo".

Una muerte evitable

Todo ocurrió el 10 de julio por la madrugada en el barrio España, cuando de un momento a otro se desató el incendio. Los vecinos actuaron rápidamente y además de dar aviso a las autoridades, trataron de sacar los muebles del interior de la casa sin sospechar que adentro estaba Thiago.

Minutos después de sofocar el fuego y entrar, se dieron cuenta de que el menor estaba a pocos metros de una estufa y encerrado en el lugar.