Cuatro delincuentes armados y vestidos de policías irrumpieron este lunes en la comisaría de la localidad bonaerense de San Justo en un aparente intento por liberar a presos alojados en los calabozos, aunque fueron repelidos por los agentes policiales en un tiroteo en el que fue gravemente herida de dos balazos una sargento, informaron fuentes de esa fuerza.

El episodio se registró minutos después de las 5 en la seccional situada en Villegas 2459, de San Justo, partido de La Matanza, a la que ingresaron cuatro hombres vestidos con gorras y camperas negras con la inscripción Policíay armados con pistolas.

El jefe de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, Fabián Perroni, informó esta mañana a la prensa que los delincuentes “arribaron a la seccional a bordo de un vehículo, del que bajaron cuatro personas, todas portando armas”.

"Dos entran a la guardia, donde estaba (la sargento) Rocío (Villarreal) y directamente empezaron a disparar en contra de ella”, relató el jefe policial a la prensa en la puerta de la comisaría de San Justo.

Perroni dijo que los agresores sólo gritaron “quietos, quietos” y que luego “tiraron a matar, con un desprecio total por la vida de Rocío y de los compañeros”.

Si bien el jefe de la policía provincial manifestó que no va a adelantar ninguna hipótesis de la pesquisa, contó que en esa dependencia hay 46 detenidos, varios de ellos integrantes de la barra brava del club Almirante Brown, que fueron apresados el 26 de este mes en el marco de una causa por venta de drogas.

Voceros vinculados a la pesquisa dijeron que una de las hipótesis más firmes es que los delincuentes quisieron liberar a presos alojados en esa dependencia y también apoderarse de armas policiales.

Pero el intento de la banda criminal fue repelido por otros tres policías que se hallaban en la oficina de guardia de la dependencia junto a la sargento herida -entre ellos el oficial de servicio- quienes se extrajeron sus armas y dispararon.

En medio del tiroteo, en el que se efectuaron numerosos disparos que causaron destrozos en el interior de la seccional, los delincuentes escaparon, uno de ellos a pie y otros tres en un auto Volkswagen Gol Trend color gris.

Tras la huida de la banda, la policía Villarreal fue trasladada de urgencia a. al hospital Paroissien, de Isidro Casanova, donde fue ingresada al quirófano para ser operada de las heridas sufridas en el tiroteo.

Perroni contó que la sargento tiene una herida de bala, con orificio de entrada y salida, en el antebrazo derecho, y otro sólo con orificio de ingreso en el abdomen, por lo que su estado es “delicado”.