A casi 27 meses del femicidio de Verónica Soulé, en la localidad de Casas, provincia de Santa Fe, hubo una audiencia donde su ex pareja, Lisandro Cabral, detenido a la espera del juicio, pidió su libertad hasta que llegue el debate.

Esto preocupaba a la familia de la víctima porque los hijos, que hoy tienen 13 y 11 años, están con los abuelos paternos y él iba a ir a vivir ahí. 

"Pedían que lo dejen en libertad porque hace dos que está preso. La jueza porrogó la detención por año y puso fecha de juicio para el 8 de agosto", a Cronica.com.ar Graciela Ríos, mamá de Verónica,  que tenía 31 años, quien partició de la audiencia que se llevó adelnte en San Jorge  por zoom.

 

"Gracias a Dios quedó preso. Es una sensación difícil de explicar. Esperemos no se suspenda, ya dos veces nos suspendieron el juicio", dice Graciela, y agrega que tanto ella como su familia "sienten un gran alivio que siga preso y que no vayan a vivir con los chicos".

"Verlo fue una impotencia tremenda. No no dice nada te mira y se ríe. Es un psicópata", sostiene Graciela que lo vio al imputado a través de la computadora. 

"Estos días estuvimos muy mal, destruidos por dentro, tratando de ser fuertes para que se haga Justicia por mi hija y luchando por poder ver a mis nietos que son un pedacito de mi hija", afirma la mujer que hace acsi dos años que no puede ver a sus nietos.

 

 

La  familia de Verónica reclama Justcia por ella y la restitución de sus hijos.

Ante la pregunta si los chicos van al penal, responde: "se lo llevaran los abuelos padres del femicida. Igual él tiene celular y está en contacto con los chicos llenándole la cabeza contra nuestra familia. El juez hase oídos sordos. No los pude ver más a mis nietos".

Desde el 26 de junio del 2021 Cabral está detenido. Fue imputado como sospechoso de haberla asesinado prendiéndole fuego con alcohol.

"Mi hija, con el 88% del cuerpo quemado, tras agonizar una semana fallece el 23 de marzo", relata Graciela y recuerda: "Ella así como estaba me repetía: me quieren quitar a los chicos. Yo le decía que no, pero realmente lo hicieron. Pasó lo que ella decía. Ella aguntaba todo de él por sus hijos, los amaba".

"A mis nietos, ellos se los llevaron ese mismo día que él prende fuego a mi hija. Les llenaron la cabeza en contra nuestra", asegura la abuela materna integrante de la organización Familiares Atravesados por el Femicidio.

 

"Me destrozaron la vida, me arrebatararon la vida de mi hija, el armor de mis nietos. No puedo disfrutar de mis nietos, ni las tías de sus sobrinos. Es tremendo lo que estamos pasando. Vamos y le decimos al juez pero no nos ecucha. El juez nos dice que los abuelos paternos no se oponen a que los veamos pero no es así. Bloquean los celulares, no nos atienden", dijo  Graciela a Cronica.com.ar hace unos meses en uno de sus tantos intentos por lograr la revinculación con sus nietos.

La esperanza de la familia de Véronica esá puesta en el juicio, en que sea condenado y así  "esperamos con gran emoción que nos den los chicos", dice la abuela materna.

 

 

 Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

 

 

 

 

 

 

 

Ver comentarios