El dolor por la muerte de un hijo no tiene reparación alguna, tal vez un "pequeño alivio" con el paso del tiempo, y María, madre de Mateo Sosa (quien murió como consecuencia de las graves heridas cuando fue atropellado hace varios días en la localidad de Morón), encontró la manera de encontrar un consuelo al donar los órganos del pequeño a otros chicos.

María dialogó con Crónica HD y sostuvo que "es un momento doloroso, horrible, después de otro momento doloroso porque a mi me informan que el cerebro de Mateo ya no estaba con nosotros y al instante de decirme eso, una chica me preguntó si quería donar los órganos, me explicó un montón de cosas y si bien le dije que sí, al principio no estuve muy de acuerdo porque sacarle todos los órganos a mi hijo es horrible y no es fácil esa decisión, desde afuera es distinto opinar, pero estar ahí es otra cosa. Dije que sí y permitió salvar a otros niños, mi hijo pudo salvar a otros chicos y aliviar el dolor de la familia".

En tanto, la mujer confirmó que no conoce al niño de 4 años a quien se le trasplantó un riñón, pero que un familiar suyo tuvo una comunicación con la familia del menor que recibió el órgano. Con relación al momento que le toca vivir, María argumentó que "no hay una forma de saber cómo se hace para tener entereza, es un dolor inmenso y convivir con ese dolor momento a momento, día a día el resto de mi vida, es horrible, triste y doloroso porque mi hijo tenía 9 años".

Consultada sobre si perdonaría al conductor del automóvil Volkwagen Bora negro, Nahuel Silva Correa, la mujer agregó que "no hay manera de perdonar, quizás si als cosas hubieran sido de otra manera. Cuando lo trasladaron al hospital, me enteré que lo atropelló porque iba a los pedos esa lacra, lo hizo volar, no resistió y murió  a causa del choque porque esta lacra iba a los pedos manejando. Si hubiera ido más lento, podría haber frenado, bajar la velocidad y tal vez mi hijo se estaría recuperando y no habría muerto. Lo úncio que me queda es confiar en la justicia, mi abogado y el fiscal".

Finalmente, María se quejó del estado en el cual se encuentra la calle donde ocurrió el episodio. "Donde ocurrió el accidente hay un boulevard de cuatro cuadras que viene después de uan rotonda, no hay una loma de burro, semáforo, senda peatonal, y ahí pasan millomes de chicos porque hay varias escuelas. Recién a cuatro cuadras hay un paso a nivel".

Tragedia en la calle

Todo ocurrió cerca del mediodía del pasado 31 de marzo cuando el niño, identificado como Mateo Sosa, cruzaba la Avenida Eva Perón al 4300 junto a su abuela de 75 años y un Volkswagen Bora negro, que venía a gran velocidad, los embistió. 

Quien recibió el mayor impacto fue el nene, que quedó inconsciente sobre la calzada hasta que llegó la ambulancia que lo trasladó al Hospital de Niños de San Justo. La abuela, por su parte, no sufrió heridas de gravedad.

Tras el choque, el vehículo siguió su camino tras el impacto. Si bien dos automovilistas intentaron seguirlo para impedir la fuga, no lo consiguieron y escapó hacia la zona de La Matanza, según relató un testigo.

El conductor (llamado Nahuel Silva Correa) se entregó cerca de las 20 de ese miércoles, unas 8 horas más tarde, en la Departamental de  Morón y quedó detenido. A los tes días, el niño tuvo muerte cerebral y falleció como consecuencia de las heridas recibidas.

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos