El hecho sucedió el pasado domingo, en Neuquén, cuando un conductor en total estado de ebriedad, condujo hasta atropellar a dos personas y darse a la fuga. Lo particular del hecho es que a las pocas horas de haber cometido el incidente, lo encontraron durmiendo en su auto.

Se trata de un joven de 23 años, quien a bordo de su vehículo Fiat Palio manejó totalmente alcoholizado en la madrugada del domingo. Transitando por las calles de la ciudad neuquina de Centenario ocurrió el incidente: atropelló a dos jóvenes y se salvaron de milagro. Acto seguido, el agresor escapó

Inmediatamente, las víctimas del suceso fueron atendidas en las calles Avenida Traful y Córdoba, en el lugar del atropello. Acto seguido, las dos personas damnificadas fueron atendidas en Hospital Centenario Natalio Burd, quienes afortunadamente no resultaron con heridas de gravedad y sólo con lastimaduras mínimas.

 

 

 


Por otra parte, tras la denuncia del incidente de la madrugada y una intensa búsqueda de la policía local, alrededor de las 9 de la mañana encontraron al responsable del delito: lo encontraron durmiendo y en total estado de ebriedad.

En ese caso, las autoridades hallaron el vehículo estacionado en la vía pública y enseguida actuaron con protocolar el test de alcoholemia. Los agentes constataron lo manifiesto y el joven resultó con 1,46 gramos de alcohol en sangre, excediendo el valor aprobado para conducir, que es de 0,5.

La causa quedará en manos del Tribunal de Faltas de la localidad, ya que además de exceder los limites de alcohol en sangre para manejar, no contaba con los documentos correspondientes del vehículo e inmediatamente el coche quedó retenido.

Ver comentarios