El pasado 10 de octubre pasado, Gisela Knorr de 35 años fue detenida por efectivos de la Comisaría Tercera de San Clemente del Tuyú tras protagonizar un accidente de tránsito, según publicaron medios locales.

A bordo de una moto y en contramano, la mujer había golpeado el espejo de un auto que justo salía de un hotel ubicado en la ciudad costera, perdió el equilibrio y cayó. El choque fue menor. Gisela y el amigo que la acompañaba (dueño de la moto) resultaron ilesos, mientras que la dueña del vehículo, exaltada, llamó inmediatamente a la policía.

Knorr fue llevada a la dependencia. Horas después y en circunstancias que aún no fueron esclarecidas, fue víctima de una brutal golpiza mientras estaba alojada en el interior de uno de los calabozos. Ante la Justicia, declaró días después que la persona que la golpeó fue Roberto Romero, el jefe policial de la comisaría.

Gisela lucha contra la adicción a la drogas desde hace varios meses y para ello sigue un tratamiento que incluye el suministro de medicación psiquiátrica.

Al verse encerrada y esposada, la mujer empezó a pedir desesperada a los gritos que necesitaba cuanto antes sus remedios. "Quién es la loquita que grita", habría dicho el comisario Romero para luego ingresar, furioso, al calabozo y golpear varias veces el rostro de la detenida.

Ver más productos

La Iglesia recuerda a la beata Maria Antonia Grillo

La Iglesia recuerda a la beata Maria Antonia Grillo

"El alma de las flores", el libro de Viviana Rivero que podés adquirir en www.cronishop.com.ar

Lecturas de verano: dos generaciones atravesadas por un mismo destino

El presidente Alberto Fernández trabaja en distintas cuestiones.

La lista de candidatos a la embajada del Vaticano que prepara Alberto

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Alberto y Francisco, un encuentro que no sorprende

Ver más productos