El hecho se registró este jueves en el cruce de Oliveira Cézar y Rivadavia, en la localidad bonaerense de San Pedro

El efectivo, identificado como Nelson Javier Lillo (30) fue asesinado de un balazo en el tórax cuando quiso evitar el robo de un camión distribuidor de galletitas por parte de dos motochorros, uno de los cuales también murió tras un tiroteo.

Al detectar movimientos sospechosos de un individuo que colgaba del rodado, personal policial dio la voz de “alto” y el asaltante descendió del vehículo y junto a un cómplice que lo esperaba en una moto comenzaron a disparar. Al defenderse del ataque uno de los ladrones cayó herido de bala, mientras que el otro huyó a la carrera con el dinero robado al repartidor.

De acuerdo a los pesquisas, este asaltante también resultó herido en el enfrentamiento y huyó junto a un tercer cómplice que actuaba de “campana” a una cuadra del lugar del asalto. 

El oficial iresultó malherido en la zona intercostal, en tanto su compañera, la oficial subinspector Laura Lencina (33), resultó ilesa.

Tanto el policía baleado como el asaltante que quedó herido en el lugar del hecho fueron trasladados de urgencia al hospital local donde el primero murió minutos después de ser asistido y el segundo arribó ya fallecido.

Premonición

"Si me voy en servicio para no volver quiero que sepan que me voy con orgullo peleando contra la realidad que muchos temen y otros ignoran. Para los que me aman el sacrificio resonará por siempre”, había publicado hace casi un año en su página de Facebook el policía asesinado.

Con el crimen de Lillo ya mataron a dos policías bonaerense en el primer mes del año entre la zona metropolitana y el interior de la provincia de Buenos Aires.

Durante el año pasado fueron asesinados seis policías provinciales de un total de 17 víctimas miembros de fuerzas de seguridad.   

La anterior víctima fue el subcomisario Carlos Rupchienski (42), quien la noche del 12 de enero murió de dos balazos tras tirotearse con tres delincuentes que intentaron robarle el auto a una compañera con la que había salido comprar comprar comida en lorencio Varela.

Dos días de duelo

La Municipalidad de  San Pedro decretó dos jornadas de luto y envió sus condolencias a familiares, amigos y compañeros de la víctima.

Así lo decidió el intendente Cecilio Salazar a través del decreto 0081-2018 publicado esta tarde en la página web oficial del municipio (www.sanpedro.gob.ar).

"La Municipalidad de San Pedro manifiesta su profundo dolor por el lamentable episodio ocurrido en nuestra Ciudad en el día de la fecha, donde el agente policial LILLO NELSON JAVIER, perdió la vida en cumplimiento de deber", indicó el comunicado oficial.

En este sentido, el intendente declaró 48 horas de duelo "expresado en la colocación de la bandera nacional y provincial a media asta en los edificios públicos de San PedroEl Intendente, Gabinete municipal y los trabajadores Municipales manifiestan un profundo pesar y acompañan a sus familiares, compañeros y amigos en su dolor", finalizó.