Los padres de la joven estudiante universitaria que murió a raíz de las quemaduras que sufrió durante una discusión con su concubino, que permanecía detenido por el caso ocurrido hace 18 días en Berazategui, demostraron todo su pesar "es el peor final. Mi hija sufrió durante 18 días y ahora tengo a mis tres nietos que se quedaron sin mamá. No sé cómo decirles que no está más, que no viene más”.

En la puerta del Hospital del Quemado, en el barrio porteño de Caballito donde la joven murió en las últimas horas, la madre se dirigió al imputado: “¡Mataste a mi hija!, ¡mataste a mi hija! Ella no te hizo nada para que le hicieras un daño tan grande”.

Y luego agregó "queremos justicia y que él no salga de la cárcel”, exclamó la mujer entre lágrimas y agregó que fue “horrible” ver a su hija “sufrir, toda quemada”, durante el tiempo que estuvo internada: “No tengo palabras”.

Junto a la mujer se encontraba Freddy Garnica, padre de la víctima, quien recordó que “siempre había peleas” con el imputado pero que “nunca” pensaron “que algo así podía pasar”.

"Que este hombre (por Saracho) se pudra en la cárcel porque nos arrebató a nuestra hija de las manos... Es un cobarde, un animal”, indicó el hombre y agregó: “Queremos justicia, que le den perpetua. No hay manera de llenar este vacío que tenemos".

Luego, Freddy pidió a los amigos de su hija, que tuvo tres hijos de entre 2 y 7 años con el imputado, que se acerquen a declarar en la fiscalía sobre la violencia de género que ella sufría.

En ese sentido, los padres de Garnica Luján recordaron que ella lo había denunciado a Saracho el 8 de agosto pero que luego “retiró” la denuncia “obligada” por el ahora acusado porque éste quería ingresar a la Escuela de Policía de la Provincia de Buenos Aires y no podía tener “antecedentes penales”.

"La tenía dominada”, recordó la madre de la víctima, quien también estuvo acompañada por la abogada de la familia, Claudia Perugino.

Para la letrada “es muy importante que el Poder Judicial condene este tipo de hechos con la pena máxima para que la sociedad entienda que no hay lugar para la violencia contra las mujeresTenía las vías respiratorias comprometidas. Si resistió todos estos días es una demostración de la fortaleza que tenía”, señaló la abogada sobre la víctima, a quien describió como “el sostén de su casa, porque Saracho no trabajaba”.

"Era una chica con mucho empuje, con toda la vida por delante”, sostuvo Perugino, quien también recordó que Garnica Luján había denunciado a Saracho, pero luego se vio forzada por él a retractarse.