Todo comenzó cuando un grupo de delincuentes a bordo de una Renault Duster oscura llegó a un supermercado de Villa Caraza, en Lanús, con fines de robo. 

Tras consumar el ilícito, los asaltantes escaparon en el auto y dos efectivos de la Policía local de ese distrito, que estaban estacionados en una gomería, observaron el paso de ese vehículo y comenzaron la persecución del conductor de la Duster, que aceleró rápidamente tratando de escapar.

Los delincuentes descendieron del rodado y efectuaron disparos contra el personal policial, que respondió el ataque con sus armas reglamentarias. En ese momento, uno de los disparos impactó en el estómago de Juan Carlos Duarte, quien manejaba su Renault Stepway roja.

El hombre fue trasladado de urgencia a la Unidad de Pronta Atención (UPA) de Villa Fiorito, donde murió a los pocos minutos de haber ingresado a raíz de las lesiones sufridas. Un jefe policial encargado de la pesquisa dijo a que "la víctima iba detrás de los policías, por lo que, en principio, no se tomó ningún temperamento judicial sobre ambos uniformados". 

En tanto, la Policía detuvo a dos sospechosos que se habían refugiado en una casa, mientras que el tercer cómplice escapó a la carrera. Uno de los detenidos, domiciliado en Lomas de Zamora, tiene 34 años, y el otro es un uruguayo de 50 años que vive en Ciudadela, partido de Tres de Febrero. 

Los efectivos secuestraron una pistola calibre .45, dos calibre 9 milímetros y seis teléfonos celulares que habían sustraído anteriormente. Además, dentro del vehículo que usaron para cometer el robo hallaron una CPU que robaron al supermercado. Los investigadores procuraban establecer esta tarde si los delincuentes habían asaltado también a un repartidor de gaseosas de la zona. 

El hecho es investigado por el fiscal Pablo Rossi, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 del Departamento Judicial Lomas de Zamora.

El funcionario judicial ordenó la autopsia correspondiente y el secuestro de las armas reglamentarias de los policías que serán peritadas junto a la que utilizaron los asaltantes para determinar desde qué arma partió el disparo que mató a Duarte. 

"Siempre te lo dije, no eras el mejor del mundo, teníamos nuestros cruces pero eras mi papá. No era la forma ni el momento, no lo puedo creer pero así es la vida hoy estás y mañana quien sabe. Que en paz descanses viejo”, publicó una de sus hijas en su página de Facebook.
 
Otra de las hijas de la víctima también lo recordó por esa red social, con un emocionante descargo.