Un hombre fue acusado de torturar y asesinar de un balazo en la cabeza a una mujer de 29 años, la cual se encontraba en situación de calle y tenía algunos problemas psiquiátricos, a quien luego la sepultó en un campo cerca del puesto de La Perseverancia, en la localidad de General Roca, Río Negro.

Según indicaron las investigaciones forenses al medio local LM Neuquén, el asesino, identificado como Antonio Gregorio Colicheo, le disparó con una pistola 9 milímetros en el hombro, después la golpeó en el rostro y, por último, le disparó en la cabeza.

Tras cometer el femicidio, Colicheo cavó una tumba a dos metros de su cuerpo, le dio sepultura y tapó a la mujer con ramas de jarilla.

La víctima, Alejandra Cazmus, había sido engañada por el femicida por sus condiciones de falta de hogar y problemas psiquiátricos. El asesino la había secuestrado a hace un mes, sin dejar rastros hasta el momento en que la asesinó.

Además, el femicida, también había tratado de secuestrar a otra persona, llamada Javier Videla, e intentado matar a su pareja.

El momento en que hallaron los restos de la mujer

 

El hallazgo del cuerpo se produjo luego de que el dueño del lugar, en donde fue sepultada Cazmus, se diera cuenta de que lo que parecía un animal muerto, en realidad eran los restos de una mujer.

En la tumba se podía ver, saliendo a la superficie, una pierna con una uña pintada. En ese instante, el hombre alertó al destacamento de Casa de Piedra sobre el macabro hallazgo. Según explicaron los investigadores, la mujer no tenía contacto con su familia y nadie había hecho una denuncia por su desaparición, hasta que el dueño de la propiedad encontró el cuerpo.

El fiscal del caso, Luciano Garrido, que calificó el delito como "homicidio doblemente calificado por actuar con alevosía y haber sido cometido por un hombre contra una mujer en un marco de violencia de género (femicidio), aún no tiene claro el momento exacto en que fue asesinada la mujer. Las primeras estimaciones realizadas determinaron que el femicidio podría haber ocurrido entre el 18 de febrero y el 3 de marzo.

Sin embargo, Garrido detalló que el asesino se habría aprovechado de "la situación de vulnerabilidad" de la víctima en la relación de asimetría, fuerza y poder que tenía Colicheo sobre la joven Cazmus.

El fiscal aseguró que el asesino "efectuó un disparo en la cabeza -con orificio de entrada y salida- que le provocó la muerte" a Cazmus y que luego, "cavó una tumba a dos metros de su cuerpo, le dio sepultura y la tapó con ramas de jarilla".

Además, contó que también había un "depósito de fluidos secos que se define como el posible lago de sangre. Del interior de la mancha se rescata un proyectil y posteriormente se encuentra una vaina servida que pertenecen a una pistola calibre 9 milímetros".

El pedido del abogado de realizarle un examen mental obligatorio a Colicheo

 

Entre los pedidos que realizó el abogado de Colicheo, el Dr. Carlos Vila, quien no negó que su defendido haya cometido el crimen, fue el de hacerle al imputado un "examen mental obligatorio".

Quien estará a cargo del juicio contra el acusado será la jueza Natalia González, quien dio por formulado los cargos.

El asesino ya se encontraba detenido y, a espera de su juicio, quedará en prisión durante 6 meses. Los fiscales esperan que la jueza concluya con una sentencia de cadena perpetua.