Guillermo Chaparro, abusador serial de 30 años que según sus parientes tiene alteradas su facultades mentales, fue detenido luego de manosear a una chica embarazada y masturbarse frente a una estudiante en la ciudad de Campo Quijano. 

El depravado de 30 años, denunciado varias veces por acechar a mujeres de todas las edades y a cualquier hora del día en barrios de la zona sureste. 

En esta ocasión, Aramayo se masturbó frente a una mujer encinta que estaba junto a su hija de 4 años, la manoseó mientras le hacía insinuaciones sexuales y luego atacó a una adolescente de 17 a quien toqueteó en sus partes íntimas.

“Se bajó los pantalones y comenzó a masturbarse delante de nosotras. Luego nos manoseó y en el forcejeo me quiso sacar a mi nena, empecé a gritar, pero seguía haciendo esas cochinadas. Como pude levanté una piedra del suelo y se la  arrojé”, describió la víctima a El Tribuno.

Además, la mujer agregó que a pesar de la resistencia, el degenerado no cesó en su ataque “se me tiró encima y me toqueteó”.

En el momento del abuso, entre gritos, llantos y forcejeos, el agresor huyó de la escena. Pero al no ser  perseguido, con toda impunidad volvió a atacar, en este caso a la jovencita de 17 años, estudiante del secundario que resistió los manoseos como pudo, hasta que al advertir la presencia de otros jóvenes en la cuadra, el hombre la soltó.

La chica dio aviso a sus padres y se dirigieron a la comisaría 108 a realizar la denuncia, y allí se encontraron con la anterior víctima.

Me cuentan que este hombre ya tiene antecedentes. Para ir a mi hogar paso por el mismo lugar donde fui atacada, espero que no quede en libertad. La Justicia debe actuar, este hombre no es normal”, denunció la mujer embarazada.

El denunciado al ser detenido más tarde negó los hechos que se  le imputan y fue trasladado a alcaidía en Ciudad Judicial bajo la carátula de “abuso sexual simple”.

Fuente: El Tribuno