Dos hombres de 19 y 29  años que habían sido denunciados por violencia de género se  suicidaron en domicilios diferentes de la  santiagueña ciudad La Banda, uno de ellos dejó una carta pidiendo  perdón. El primer hecho se registró este miércoles en horas de la  mañana en el interior de una casa del Barrio Avenida, donde un  joven de 29 años tomó la drástica determinación de ponerle fin a  su vida.

Según informó la policía, la  dramática escena fue descubierta por la madre de la víctima, quien  lo encontró colgado de un andamio, en el interior de una de las  habitaciones, sujeto por una soga. Desesperada, junto con su familia logró bajarlo, pero ya estaba  sin vida. El cadáver fue examinado por el médico de Sanidad, quien  constató el deceso.


   La policía indicó que la víctima había dejado una carta -en un  diploma del jardín de infantes de su hijo- donde le pedía perdón a  su ex pareja, a quien había atacado a golpes la noche anterior. Las fuentes revelaron que tras el hecho de violencia la mujer se retiró de la casa de la víctima junto con su hijo.

La policía informó que mientras el joven era velado, hubo  incidentes cuando su pareja se presentó en la casa para participar  del sepelio y los hermanos de la víctima no la dejaron ingresar.

 El otro hecho se registró en el interior de una casa de La  Dársena. Allí la víctima, de 19 años, utilizó una soga para ahorcarse en  el fondo de la casa donde residía junto con su concubina a quien  agredía cada vez que consumía sustancias tóxicas. La escena fue descubierta por su padre, de 47 años, quien  corrió para ayudarlo, pero ya no tenía signos vitales.

 Ambos cuerpos fueron  trasladados a la morgue judicial, pero que solo el de la última  víctima sea sometido a autopsia. Mientras que el otro fue  entregado a sus familiares, para su velatorio. Efectivos policiales y personal de Criminalística trabajaron en  ambos domicilios donde secuestraron los elementos utilizados por  las víctimas.