Millonario secuestro de autopartes ilegales en locales de Warnes. Los operativos fueron realizados por la División Sustracción de Automotores de la Policía de la Ciudad en un local y un depósito de ese barrio porteño. Se secuestraron más de 9.500 autopartes ilegales, valuadas en una importante suma de dinero.

Efectivos de la Policía de la Ciudad realizaron la clausura de dos locales ubicados en la zona de Warnes y Dorrego, logrando el secuestro, valuado en una importante suma de dinero, de más de 9.500 autopartes y accesorios que se vendían de forma ilegal. Los procedimientos se llevaron a cabo en el marco de los operativos impulsados a partir de la vigencia del Programa de Lucha contra la Comercialización de Autopartes Ilegales que rige en la ciudad de Buenos Aires.

El primero de los operativos se desarrolló en un local ubicado sobre la calle Warnes al 1700. Allí funcionaba un depósito, aparentemente sin actividad comercial, que era utilizado para el acopio de autopartes, como ser paragolpes, ópticas, capots de vehículos y espejos retrovisores usados, de las cuales no pudo comprobarse la procedencia.

También se utilizaba el lugar para guardar libros contables y talonarios de facturación pertenecientes a un local destinado a la venta de autopartes ubicado en la calle Dorrego al 100. Realizadas las consultas al Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N° 27, a cargo del doctor Norberto Circo, se ordenó el secuestro de las autopartes y la documentación encontrada.

Además, se liberó una orden de allanamiento para dicho local comercial por presunta infracción a la Ley 25.761 sobre Régimen Legal para el Desarmado de Automotores y Venta de sus Autopartes. Una vez en el negocio de la calle Dorrego, los efectivos de la Policía de la Ciudad identificaron más de 500 partes de vehículos de dudosa procedencia, por lo que se procedió a su secuestro.

Asimismo, se logró vincular la actividad entre los dos comercios, lo que motivó el secuestro de la documentación y las computadoras existentes. Todas las autopartes secuestradas fueron trasladadas a depósitos judiciales.