Los dos policías asesinados mientras cumplían un proceso de rutina tras un llamado al 911 fueron sepultados, mientras que familiares y amigos convocaron a una marcha mañana jueves para reclamar seguridad y justicia.  Las autoridades de la fuerza, admitieron no tener pistas sobre el asesino de Sergio Páez González (43) y Cristián Peralta (37).

"Estamos cansados de sepultar a nuestros seres queridos”, señaló un familiar de Peralta, quien sostuvo que “el policía está desprotegido”.

"Redoblamos todos los esfuerzos para arribar a un final justo y que el o los responsables sean puestos a disposición de la Justicia”, señaló el jefe de la Policía provincial, José Díaz. El funcionario policial indicó que “en esta situación particular son dos compañeros pero fundamentalmente dos integrantes de la sociedad”.

Díaz confirmó que hasta esta tarde “no se identificó a nadie” y aseguró que la difusión pública del identikit de un presunto homicida, que se difundió por las redes sociales, perjudicó la investigación.

Una persona, con característas físicas similares a la del identikit, difundió en las últimas horas un video en el que asegura que está trabajando en Mar del Plata desde diciembre y muestra documentación respaldatoria.

Mientras tanto, se supo que los investigadores consiguieron una grabación de las cámaras de seguridad ubicadas en la zona del Parque 9 de Julio donde se observa una camioneta, con las características brindadas por testigos del ataque, que se aleja raudamente del lugar.

Páez González y Peralta murieron el martes a raíz de las heridas de bala recibidas en una de las calles internas del Parque 9 de Julio de la capital tucumana.