Un policía de 23 años fue asesinado a balazos este martes por un grupo de delincuentes en la localidad bonaerense de Rafael Castillo, La Matanza. Según fuentes policiales, la víctima y su compañera fueron emboscados por los malvivientes después de que identificaron una actividad sospechosa en el marco de tareas de tareas de prevención del delito. 

El hecho sucedió este martes cerca de las 19hs, en la esquina de las calles Martín García Merou y de la Fuente. cuando los oficiales monitoreaban un terreno de 10 hectáreas que hay en la zona, adyacente a un cementerio en la localidad de la provincia de Buenos Aires. 

Fue en ese momento cuando el agente, identificado como Benjamín Zucarelli, y su compañera se percataron de una actividad inusual de un grupo de personas en un auto. Los oficiales le pidieron a las personas identificarse, pero al escuchar la voz de alto de los policías, los delincuentes inmediatamente atacaron con disparos de armas de fuego el móvil policial.

En el tiroteo, ambos efectivos, que integraban el grupo de élite de la unidad táctica de operaciones inmediatas de la policía de la provincia de Buenos Aire, resultaron heridos, pero el joven recibió un impacto en la zona intercostal en el tórax que lo dejó en mal estado, tras lo cual fue arrastrado al interior del predio donde le dispararon un tiro en la cabeza.

Un grupo de vecinos escucharon los disparos y llamaron al 911 alertando sobre lo sucedido. Rápidamente otros efectivos llegaron a la zona para rescatar a ambos compañeros y los trasladaron de urgencia al hospital René Favaloro de Rafael Castillo. Sin embargo, el oficial Zucarelli, perdió la vida en el trayecto como consecuencia de las heridas, según informaron fuentes policiales. En tanto, la compañera de la víctima fue atendida y su vida no corre peligro.

Luego del ataque a los policías, se inició la búsqueda a los responsables del crimen. Así fue como el resto de los efectivos lograron detener a un joven de 17 años que se encontraba en la zona del predio y que tenía en su poder un chaleco y un arma Bersa 9 milímetros, ambas sin numerar. Además tenía dos cajas de munición y una campera negra que será materia de peritajes. Los oficiales intentan determinar si tiene relación con los delincuentes buscados o si fue los agresores pertenecen a una banda narco de la zona.

Por último, el fiscal Marcos Borghi, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza, interviene en la causa. El mismo supervisó las tareas de los peritos en la escena del crimen y dispuso una serie de medidas para identificar a los homicidas.

Ver comentarios