Una joven de 18 años que estaba embarazada murió luego de parir a su hija en un hospital al norte de Salta. Ahora, los padres denunciaron a los médicos que la atendieron por obligarla a parir a la beba, quien ya estaba fallecida dentro del vientre de su madre, en vez de practicarle una cesárea.

Este caso de violencia obstétrica sacudió a todo Salta. La adolescente vivía en una comunidad de los pueblos originarios en Santa Victoria Este, al norte de la provincia.

Según contó la madre de la joven fallecida al medio local Qué Pasa Salta, “ella estuvo mal todo el tiempo y no quisieron escucharla”. De acuerdo al relato que el familiar dio a un periodista de la zona, quien luego realizó un video en el que dio a conocer la noticia, la joven pertenecía a la comunidad La Puntana, ubicada en Santa Victoria Este.

En el video, se puede ver a los familiares de la comunidad originaria totalmente consternados por el fallecimiento de la adolescente. La familia acompañó el cortejo fúnebre desde el hospital hasta la localidad salteña La Puntana.

"Ayer se sintió mal y la llevaron al hospital Juan Domingo Perón. Estaba en parto y ellos decían que iba a nacer así normal, pero el bebé ya estaba muerto", expresó un familiar, quien dio a entender que la joven había tenido un aborto espontáneo y por eso la criatura nació ya sin signos vitales.

Además, destacó que la joven no quería parir y que un tal “doctor Parra” la obligó a hacerlo, pese a que la chica manifestó que su bebé ya había fallecido cuando la trasladaron de la comunidad aborigen al hospital zonal.

En consecuencia, los familiares de la víctima denunciaron a los médicos, quienes aparentemente no atendieron correctamente a la joven que falleció en la sala de parto.

Crónica Policiales: Todas las noticias de hoy