Un trágico episodio tuvo lugar este miércoles en la ciudad de Rosario donde un verdulero murió de un infarto ver cómo se prendía fuego su negocio ubicado en la zona sudoeste de la localidad, el cual se investiga si habría sido originado de forma intencional.

El hecho sucedió poco antes de las seis de la mañana en pasaje Origone al 5900. Al ver lo que pasaba con su comercio, el propietario, identificado como Alberto Tramontana, de 62 años, falleció tras sufrir una descompensación cardíaca. Asimismo, la familia de la víctima sostiene que la ambulancia tardó en llegar y que no tenían los elementos correspondientes

El caso se encuentra en manos de la fiscalía de Rosario, que deberá investigar el hecho para dar con los responsables del incendio.

¿El fuego que provocó el incendio fue intencional?

De acuerdo a las primeras informaciones, el fuego se habría sido ocasionado mediante una bomba molotov que un grupo de delincuentes arrojó por una ventana, sin embargo, aún se esperan los resultados de las pericias.

En el lugar trabajó una dotación del Cuartel Sur de Bomberos pero cuando llegaron las llamas ya habían sido controladas por los vecinos de la zona.

 

El reclamo de la familia del hombre que sufrió el infarto

Una familiar de la víctima, criticó al Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies) por la demora en arribar al lugar y porque no tenía en condiciones el aparato desfibrilador.

“Llegaron los bomberos, la policía y la ambulancia apareció media hora después y cuando llegó el aparato de RCP no tenía baterías, no funcionaba. Eso nos dio una impotencia terrible”, dijo la mujer en declaraciones con El Primero de la Mañana de la radio LT8.

A su vez, confirmó que el hombre “tenía problemas cardíacos y estaba esperando turno para ser operado otra vez del corazón”.

En esa línea, la mujer indicó que “el incendio no pasó a mayor, pero del susto se descompensó en la calle”.

De acuerdo a lo que contó la mujer, Tramontana recibió las primeras maniobras de RCP por parte de bomberos y policías, mientras aguardaban la llegada del móvil.

“Primero fue un policía el que se arrodilló y se puso a hacer maniobras de reanimación, pero como se cansó lo ayudó un bombero. Si llegaba la ambulancia con el aparato desfibrilador como corresponde, se hubiese salvado”, sentenció.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios