Un hecho aberrante tuvo lugar en Moreno, provincia de Buenos Aires, donde dos hermanos de 6 y 9 años -un nene y una nena- fueron rescatados tras constatarse que sufrían reiterados hechos de maltrato, violencia y abandono por parte de su madre y su padrastro.

Los vecinos alertaron a la Policía luego de certificar que vivían en condiciones inhumanas en la casa que compartían junto a los dos adultos, en el barrio de San Carlos Ruta 23.

Ante la primera denuncia, los efectivos policiales llegaron hasta la propiedad -ubicada en la calle Echeverría, entre Davaine y Julián Aguirre- y allí lograron ratificar lo que habían denunciado los testigos. La imagen más impactante la entregó el nene de 6 años, quien presentaba lesiones en sus muñecas producto de estar atado con alambre.

Al igual que su hermana, el menor permanecía mal alimentado y era víctima de un maltrato constante por parte de quienes debían cuidarlo.

De acuerdo a lo informado por la Policía, la niña de 9 años presentaba un severo cuadro de desnutrición y, al igual que su hermanito, no era higienizada.

El primero en advertir la situación fue un hombre que reside a pocos metros de la casa que habitaban B. y N. En una de sus visitas, el vecino decidió grabar el calvario que padecían los menores y le tomó una fotografía a las muñecas del nene.

“Mostrá las muñequitas a la cámara. ¿Te querés ir?”, preguntó el vecino. El menor respondió que sí. “Ahora vengo. ¿Te duele?”, insistió el hombre. La respuesta del menor fue nuevamente afirmativa.

Visiblemente conmovido, el vecino no pudo aguantar las lágrimas al ver lo que estaba aconteciendo. Luego consultó cuáles eran sus nombres y confirmó que ambos permanecían solos en la casa. “Escondan el yogur porque les van a pegar. No le digan a su mamá y a F. que yo vine. Ya vuelvo”, completó antes de retirarse.

Luego de efectuarse la denuncia, los adultos -de 28 y 29 años- fueron detenidos y acusados de “reducción a la servidumbre, privación ilegítima de la libertad, lesiones gravísimas y violación de la ley de drogas”.

La repudiable respuesta de la madre de las víctimas

Funcionarios de la Subsecretaría de Niñez del municipio y del servicio local de niñez se presentaron en la casa y dialogaron con los imputados antes de que sean aprehendidos. Las primeras versiones indicaron que la mujer argumentó que ataba a su hijo porque “se portaba mal”.

En el lugar intervino la UFI N°5 del Departamento Judicial de Moreno y General Rodríguez a cargo del doctor Emiliano Buscalia y del prosecretario doctor Juan Lombardi. También participó la Oficina de Atención a la Víctima.