El brutal crimen de José Gosen, un ex militar de 78 años, conmocionó a la localidad bonaerense de San Nicolás. El jubilado apareció muerto en el baño de su casa, maniatado y con signos de haber sufrido una agresión sexual. En las últimas horas, la policía detuvo en la un sospechoso, de 34 años, que solía tomar mate con la víctima.

Gosen fue hallado asesinado el pasado 19 de diciembre, en su casa en Pellegrini al 1200 en esa ciudad, donde los policías de la Comisaría 1º arribaron tras un llamado al 911.

Fuentes policiales informaron que el jubilado estaba en el interior del baño, sin ropa y maniatado; y que había desorden en los distintos lugares de la vivienda, por lo que la hipótesis de un robo cobró fuerza desde el comienzo.

La autopsia al cuerpo reveló que Gosen murió a causa de una hemorragia digestiva y que había sido violado previamente. Mientras la víctima agonizaba en el baño, establecieron, el agresor aprovechó para robarle.

Como parte de la investigación, efectivos de la Dirección Departamental de Investigaciones de San Nicolás tomaron testimonios y relevaron las cámaras de vigilancia de la zona, que permitieron identificar a Juan Eduardo Díaz como sospechoso del crimen.

La pista clave fue el seguimiento del celular de la víctima que había sido robado de su casa el día de su muerte. También se llevaron las llaves de la propiedad y el arma que el jubilado tenía registrada a su nombre de su pasado como militar.

Díaz, el ahora detenido, trabaja como empleado y vive a escasas cuadras de Gosen, a quien visitaba seguido y tomaban mates, según contaron testigos. Tras el arresto, la fiscal María Belén Baños indagó al acusado, quien sólo dijo que el día del crimen trabajó hasta las 23, luego cenó con su familia y se fue a dormir.

El sospechoso fue imputado por el delito de “abuso sexual seguido de muerte con hurto calamitoso” y permanecerá detenido en la DDI de San Nicolás hasta que el juez de garantías Ricardo Prati disponga su traslado a una unidad carcelaria.

Ver comentarios