Por María Helena Ripetta

@mhripetta

 

Carlos Carrascosa, quien fue absuelto tras ser condenado por el Tribunal de Casación bonaerense del crimen de su mujer María Marta García Belsunce, decidió contar su verdad. Mucho se publicó sobre él y su familia, pero ahora acaba de publicar su autobiografía. "Todo fue escrito en la cárcel. Empecé como para ocupar el tiempo. Ya libre y, aprovechando la cuarentena, le di forma y le agregué lo que pasó después. La idea era algo para mí y finalmente la publiqué", dice a Crónica Carrascosa, quien por ser un paciente de riesgo cumple la cuarentena de manera estricta. Fue en la cárcel de Campana donde en septiembre de 2009 comenzó a llevar una especie de diario que hoy es un libro.

"En prisión entré con una vida tranquila y holgada, y encontré la otra realidad del mundo. Fue una experiencia dura, pero traté o entendí muchas cosas de la realidad del mundo. Traté de tomar siempre esa realidad como una misión que me mandó Dios para poder, no sé si convencer, pero sí de inculcarles a mis compañeros otros principios. En algunos casos, creo lo logré", dice el viudo de María Marta, asesinada el 27 de octubre de 2002 en la casa del matrimonio en el country Carmel de Pilar. A ella la recuerda como "una mujer de principios, sensata, amiga y amante".

La última aparición pública de Carrascosa durante una conferencia de prensa sobre su caso.

-¿Qué fue lo que más lo marcó de la cárcel?

- "Fue una tarea muy difícil adaptarme a los códigos. Escuchar que en un noticiero dicen que murió un policía y todos aplauden. Y te tenés que poner en un bolsillo tus principios en pos de la convivencia. Ese fue quizás mi primer shock. Una buena es la camaradería. Muy parecido a la marina, unidos contra lo no natural. En este caso, perder la libertad. Además, todos sabían de mí por los medios, pero yo no sabía nada de los demás. Poco a poco tenés sí o sí que integrar. Todos nacemos en bolas y las circunstancias te van llevando por distintos caminos".

-¿Cómo fue cuando recuperó la libertad?

- "Es tan difícil como entrar. Quizá lo sea así por lo mediático de esta causa. Pero dentro de lo difícil y comparándolo con los años previos a entrar, es como una jalea de la vida. La libertad es algo que el que la tiene no sabe valorarla. Recién cuando la perdés te das cuenta de esa cosa que es innata en todos. Es como que venís en bolas pero con tu amiga libertad. Mis amigos de Luján al día siguiente de otorgármela me llevaron a una peña donde había 50 o 60 personas y muchas de ellas me invitaron a sus mesas. Muy difícil ese cambio. Casi dos años de psicóloga para readaptarme".

-¿Cree que con el libro hay gente que puede cambiar su postura en relación con el crimen?

- "No, no es la idea. Escribí lo que se siente cuando estás preso y acusado de cometer semejante aberración. Yo a María Marta le debo los 31 años de felicidad que me dio".

-¿Qué piensa la familia del libro?

- "Me enteraré cuando lo lean. Ninguno sabe qué escribí. Sí que lo estaba haciendo, pero ninguno es copartícipe del texto".

-¿Qué espera que el lector encuentre?

- "La experiencia de alguien que en primera persona relate lo que siente cuando se vivió esta tragedia. No lo cuenta nadie, lo viví yo".

-¿Volvió a la casa de Carmel?

- "Nunca volví a dormir a mi casa. Sí tuve que ir mil veces por pericias y esas cosas. Por suerte, la pude vender y eso hizo que nunca me pusiera a pensar si quería volver. Las circunstancias decidieron por mí".

-¿Se siente un condenado social?

- "Lo sentí. Cuando caminaba por la calle en libertad ambulatoria. Pero luego de todo este proceso y salir libre y lo que fui viviendo por la calle, no lo siento así, pero antes de la cárcel sí".

-¿Espera que se haga justicia?

- "Ojalá, si no será la de los hombres, será la divina, pero habrá justicia. Nunca asumí lo que me pasaba. No lo podía creer, estaba en esa etapa del duelo de la negación. Llegué a juicio en 2007 y nunca había leído la causa y de golpe estar dentro de esos muros fue horrible. Pero me sacó de esa negación. Pensé 'hay que salir y saber quién es el asesino'. Reaccioné así con fuerza para lograr eso que hoy, con la investigación abierta y la elevación a juicio de tres sospechosos, es posible que se pueda lograr. Hasta acá llegué. Ahora la Justicia es la protagonista".

Ver comentarios