"Mi voto es no positivo", con esa frase que quedará en la historia y que, en su momento hizo clamar a la mitad de los argentinos y fue, entre otras cuestiones, tendencia en las redes sociales y motivo de inscripción en remeras, banderas y globos, el por entonces vicepresidente Julio Cleto Cobos desempató en el Senado una reñida votación que había llevado toda la madrugada. Y así se dio marcha atrás en la sanción que los diputados habían logrado para ponerle fin al conflicto con el campo.

En la Cámara Baja se había editado millones de veces ese proyecto de ley que tenía el consenso de las fuerzas polítcas y de las entidades agropecuarias que formaron a propósito de la instalación de retenciones al agro, lo que se denominó la Mesa de Enlace; una agrupación que aún hoy continúa liderando la voz del sector del campo unificado pero que cambió su nombre a Comisión de Enlace.

En las negociaciones de la Cámara Baja habían tenido una participación troncal y muy activa el hoy presidente de todos los argentinos, Alberto Fernández, quien era jefe de Gabinete de la primera presidencia de Cristina Kirchner, hoy vicepresidenta (también lo había sido del ex presidente Néstor Kirchner). Otro jugador clave para la salida política fue el hoy ministro de Defensa, Agustín Rossi, por entonces timonel de la bancada oficialista. En la sesión de Diputados hubo aplausos ensordecedores cuando se logró la votación y Rossi, celebró el triunfo con un apretón de manos con los dirigentes del campo que habían sido invitados para presenciar la sesión que concluyó en una madrugada de viernes tras acaloradas discusiones y encendidos discursos políticos. 

Para la por entonces presidenta Cristina Kirchner lo de Cobos fue traición al más alto nivel y nunca más volvió a hablar con su vicepresidente. El ala dura del Gobierno recicló y recuperó una frase de otros tiempos y la hizo cotidiana: al campo, ni Justicia. Para la militancia, el campo fue la cara visible de la vereda de enfrente y los del campo miraron de la misma manera a los militantes K. Tampoco volvieron a hablarse. Se rompieron vínculos, diálogos, nexos, puentes y aún hoy quedan heridas profundas sin cerrar a pesar del esfuerzo por superar esa grieta del actual Gobierno y de los actuales dirigentes agropecuarios.

Cortes de rutas y protestas

En las calles hubo cuatro meses de cortes de rutas, divisiones, manifestaciones en las ciudades de los productores agropecuarios que consideraron abusiva la decisión del Gobierno de grabar con un nuevo impuesto al sector que aún hoy sigue siendo el único que no tiene como otros estrepitosas caídas de sus niveles de producción debido a la recesión que antecede a la pandemia. Ante cada convocatoria,  los manifestantes del campo se identificaban con banderas argentinas y el canto del Himno Nacional, recursos que más tarde adoptaron en Cambiemos, especialmente el ex presidente Mauricio Macri a medida que fue acercándose el final de su mandato.  

Los cortes en todas las rutas del país.
Los cortes en todas las rutas del país.

Ayer, la Comisión de Enlace difundió un comunicado de prensa. "Es hora de dejar nuestras diferencias de lado y unirnos como la Nación que somos y soñaron nuestros próceres y las generaciones que nos precedieron. Debemos tener una mirada de futuro basada en consensos y construcciones colectivas que trasciendan los tiempos y los gobiernos y nos permitan proyectarnos al porvenir y al mundo con fe y confianza en el progreso de la Patria", rezó el comunicado.

De todos modos, la puja por las retenciones sobre las exportaciones agropecuarias sigue latente, fue el gran capítulo de discordia con el Gobierno antes del Covid-19. Hubo paro de comercialización de cereales cuando el Gobierno comunicó que por razones fiscales mantenía las retenciones. De hecho, el caso Vicentin sobre el que el Presidente decidió dar marcha atrás en la expropiación amenazó con reactivar aquellos cortes de ruta y tensiones del 2008. 

El denominador común a los argentinos que no estaban ni de un lado ni del otro fue la angustia, tal vez la misma que aún hoy se apodera de quienes siguen sin estar ni de un lado ni del otro. Pero la política tiene memoria, recelos, también desafíos importantes a futuro y la Argentina mantiene injusticias sociales estructurales sin resolver desde hace muchos más que 12 años y un esquema tributario que es el más alto en relación al PBI de toda América Latina. A lo mejor, la crisis del coronavirus es una oportunidad para sobrevolar y dejar de lado la grieta, así explícitamente se lo propuso el presidente Fernández al asumir.

Ver más productos

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Ver más productos