Por Roberto Di Sandro
rdisandro@cronica.com.ar

En un momento dado de la jornada de este viernes, el Presidente se sentó junto a todo su equipo en Olivos y comenzó a enumerar el malestar. En medio del intercambio de opiniones, algunos subidos de tono, vio: dólar=43 pesos; inflación, ya en febrero, 3%; gente sin trabajo, más de doscientos mil; caída de la industria, uno y pico; inseguridad (violencia de género y asaltos) imparable; consumo: cada vez menos.

Así, sucesivamente, miró mucho hacia el lado de Dante Sica, el que maneja la Productividad, y recordó la frase del funcionario que pasará a la historia: "El aumento del dólar no nos preocupa". Claro que esta apreciación no sólo sorprendió al gobierno, sino a todo el mundo. Hasta el gran presentador televisivo, ganador de todos los ratings, Marcelo Tinelli, ahora metido de lleno en la política, censuró al integrante del gabinete por aquel concepto. En fin. Sólo un poco de alegría con la mención de que la cosecha superará los 25 mil millones de dólares.

Ah... Lean esto: se llama Trevor Alleyne. Es representante del FMI en la Argentina. Dijo, sin pelos en la lengua: "La Argentina es un país muy débil. Es el más débil de todos los países emergentes". Parece que también habló de nuevos ajustes. Mamita, qué porvenir nos espera. Esto que reflejamos se lo contaron a Crónica algunas fuentes que, como se dice habitualmente, "están muy bien informadas". Pero hay algo más que mucho tiene que ver con el futuro económico argentino y, por supuesto, con el Fondo Monetario Internacional. Esto lo comentamos enseguida en los siguientes bloques, donde usted, querido lector de Crónica y de otros que se van sumando, irá enterándose de anticipos y de ciertas versiones confirmadas que muchas veces lo sorprenderán.

De qué se trata

Precisamente en esta reunión y en anteriores se tejió un amplio informe que mañana, cuando inicie otra visita a Washington, llevará el ministro Nicolás Dujovne hasta el corazón del Fondo Monetario Internacional. Allí, el miércoles, lo esperará la Jefa de toda la plata del mundo y sus alrededores, Christine Lagarde. En ese informe va implícito, de acuerdo con voces que te cuentan bien cerquita del oído, el último informe sobre las encuestas de las elecciones nacionales. Reiteramos lo que ya esta sección publicó: los muchachos que prestan quieren saber quién gana los comicios: Mauricio o Cristina. Al primero ya le dieron el ok de respaldarlo con todo. Se asustan de la dama. Lo han hecho saber. Pero ahora parece que le agregaron algunas palabritas. Más o menos así: "Seguirán aportando a la Argentina gane quién gane". Claro; lo que no han escrito, pero sí lo dicen con bajo tono de voz para que no lo escuchen todos, es que, si gana Mauricio, mejor, pero, si no, las negociaciones no tendrán el mismo tono componedor. El miércoles, entonces, después del chick to chick entre Lagarde y Dujovne, se sabrá cuándo desembolsarán los otros 10 mil millones de dólares. Reflexión: "Ya sabemos quién pagará todo esto".

Mirar con lupa

Llega a la Casa Rosada todo tipo de informaciones. Las recoge, con mayor asiduidad, el Ministerio del Interior. Allí se juntan muchos mensajes que vienen del interior, pero también de diferentes entidades laborales y de otros sectores. Por eso se sabe que la gente de la CGT realizará una gran marcha el próximo mes, pero ya está pidiendo que se congelen precios de artículos de la canasta familiar. Se suman otras entidades gremiales, oficializadas o no, y también van a elevar en los próximos días una copia de la ley denominada "de emergencias Pyme". Allí se solicita el apoyo inmediato del gobierno para impedir que se sigan cerrando locales y creciendo la desocupación. Se siguió, inclusive en todo el sector presidencial y en el Ministerio del Interior, el discurso de Armando Cavalieri sobre el rol de los sindicatos en lo que hace a la negociación salarial, la lucha contra la desocupación y la salud. Hasta llegan mensajes donde se machaca con un concepto: "La unidad de todos los sectores laborales". El gobierno mira todo esto con una lupa que cada vez se agranda más.

¿No sabía? Ahora lo sabe

El capítulo de lo que no se dice. Vamos al grano. Una frase que, sin duda, tiene su contenido real: "Yo creo que al Presidente le traducen mal los propios índices que el Indec da. Antes, al no existir el Indec, uno podía estar confundido, pero acá hay un Indec propio". ¿Quién lo dijo? Alguien que de economía sabe: José Ignacio de Mendiguren, diputado nacional, quien hizo un análisis del discurso presidencial al abrir las sesiones del Congreso. Más claro, échele agua.

Se murió hace unos días. Fue uno de los empresarios más poderosos de la Argentina. Era el padre del Presidente. Su nombre: Franco Macri. Vino a la Argentina en 1948. De laburante. Perón era Presidente y ya estaban en marcha las grandes obras que tuvo el país. De allí en adelante fue avanzando. Se nutrió del trabajo de la construcción. No lo conoció a Perón, pero comenzó a crecer a base de obras. Alguna vez lo vimos pisar la Casa Rosada, por el año 1950, junto con otros expertos en materia constructiva, en tantos eventos que hacía el gobierno del gran líder. Alguna vez se habló de los grandes silos que se hicieron y en los cuales participó el padre del actual primer mandatario. Obras como los silos de la ciudad de Campana. Y en eso de poner ladrillo tras ladrillo, construyeron la Ciudad Evita. Recordamos esto para aquellos que hoy tienen poca memoria. Esto fue concreto. Después los comentarios, buenos o malos, quedan a cargo de quien los dice y las investigaciones, en manos de la Justicia. Con Eduardo Campilongo, viejo periodista, recordamos estos pasos. Todavía hay memoria.

Un hombre que mantiene el equilibrio en cada concepto y sin duda reconoce los movimientos políticos. Dialoguista al máximo. Busca ahora, por directa sugerencia del mandamás, solucionar el entredicho de Negri y Mestre, los dos radicales que se enfrentan en Córdoba. Hablamos de Rogelio Frigerio. Su teléfono no deja de sonar nunca. Además, no para de viajar por todo el país. Más ahora, a Córdoba. Es uno de los ministros más contundentes y eficaces de los que se sientan al lado del Presidente. No para nunca. Al respecto: hay dos viajes de Macri al interior. Son para esta semana. Lo que no sabemos (jamás adelantan nada) es si será por la zona del Conurbano para tocar timbres o por alguna provincia. Seguramente, minutos después de llegar a algunos de esos lados, se dignarán a dar la información. Fin del bloque.

Hacía el mundo

Hace tiempo publicamos la información sobre futuros viajes del Presidente al interior del país. Ahora ya comienza a realizarlos por la campaña electoral. Ya fijó en su agenda a dónde irá. Todo prolijo. Con día, hora y lugar exactos. Anunciarlos: en su momento. Nada de adelantar. Quizás unos minutos antes o sobre la hora. Lo que sí, trazó sus viajes al exterior. Con su esposa va a ir a Chile este mes, el 22 de marzo. En abril se trasladará a Francia. Luego tiene planeado: Bélgica, Japón y Corea del Sur. Claro que aquí tendrá visitas de trascendente nivel: la reina Margarita II, habrá cumbres de eventos económicos, 31 empresas danesas. En tanto, España nos enviará a sus monarcas, Felipe y Letizia, y el querido Uruguay, a su jefe máximo, Tabaré Vázquez. Pero hay más. De Colombia, Paraguay y Perú. Sus mandatarios o representantes. Todos en el primer semestre del año. Serán los últimos de Macri como Presidente de la Nación, o quizás se repetirán y ampliarán el año que viene por si es reelegido. La respuesta ya está escrita: octubre. Ese mes decidimos. Ponemos el voto electrónico, o como sea, y punto final. Ah, no se olviden: volvemos a Crónica HD el miércoles a las 22.30. A estas páginas, dentro de siete días. Buena semana.