La secretaria de Energía, Flavia Royón, afirmó hoy que el esquema de segmentación de tarifas que aplicará el Gobierno nacional "es una política distributiva con sentido social", y consideró que "hay que darle subsidios a quien realmente los necesita", durante una conferencia de prensa en el Palacio de Hacienda para dar a conocer los nuevos valores de los servicios de luz, gas y agua.

Royón, aseguró que "el aumento promedio en materia de energía, sumando electricidad y gas, va a estar alrededor de 1.200 pesos" y detalló que "un hogar promedio se estima que debería consumir 250 kilovatios hora por mes y el corte que se hizo es en 400".

Este nuevo esquema de segmentación de los servicios de energía eléctrica y de gas supone “un ahorro fiscal de $47.500 millones para 2022 y de $455.000 millones en base anualizada”, destacó la funcionaria.

"Esto es más de lo presupuestado originalmente, cuando se arrancó el tema de la segmentación porque se estimaba que solamente el 10% no iba a solicitar el subsidio y hoy tenemos en energía eléctrica 4,5 millones de usuarios aún no inscriptos y 3,5 millones en materia de gas", agregó Royón. “Tenemos casi 9 millones de argentinos y argentinas solicitando el subsidio”, indicó también.

El nuevo esquema “fue pensado pensado con una distribución basada en justicia social y equidad”, planteó Royón, quien hizo énfasis en la necesidad de que se empiece a trazar un “consumo responsable” de estos recursos. “Estamos pensando en tarifas justas y responsables, necesitamos que la población acompañe”, remarcó.

Además, indicó que este plan contribuirá a la idea de un Estado “eficiente y ordenado”, y adelantó: “Esta es la primera etapa. Se van a poner límites de consumo en energía eléctrica y gas. Vamos a trabajar a lo largo de los meses en medidas e iniciativas que acompañen a la población”.

“Esta segmentación está pensada no solo desde el ahorro fiscal, sino también desde instalar la educación del uso racional y sustentable del recurso, por lo que queda para nuestros hijos”, destacó la funcionaria.

¿Cómo será el nuevo esquema?

Durante la rueda de prensa, Royón detalló algunos de los puntos más importantes del nuevo esquema. De este modo, los usuarios serán divididos en tres niveles: el 1, donde estarán los sectores de altos ingresos; el 2, de menores ingresos; y el 3, de ingresos medios. El primer grupo perderá el aporte Estatal sobre la tarifa y perderá el 20% del subsidio en el primer tramo y el 80% restante en dos etapas iguales, durante los siguientes dos bimestres. Esto regirá a partir de septiembre y para enero se pagará la tarifa plena.

Pese a considerar que “los costos en energía eléctrica van a tender a bajar”, Royón recordó que se fijará un tope máximo de consumo para el gas y la energía eléctrica, y aclaró cómo se aplicará la tarifa completa en caso de superar estos montos.No es que si uno se pasa, pierde todo. Sino que en razón a la progresividad sobre el incremental al tope, se va a hacer la quita del subsidio. El tope de energía eléctrica es de 400 kWh, cuando uno consume 450 no es que pierde [el subsidio] sobre los 450, sino sobre los 50 incrementales, determinó.

“La Argentina no es ajena a esta realidad. Europa está en un racionamiento energético, [allá] hay aumento de precios entre cuatro y diez veces. Este cambio golpea a nuestro país, que no es ajeno”, justificó Royón.

Además, puntualizó en que hubo un crecimiento en la demanda de 3,1% con respecto al año anterior y de 7% con respecto a 2019, esto ocasionó que el país "haya tenido que gastar 3600 millones de dólares más para garantizar el abastecimiento y funcionar con normalidad, es el costo que la guerra ha tenido”, detalló.

Sin embargo, remarcó que en la Argentina “no faltó el gas” y que se tomaron “decisiones estratégicas” en ese sentido, dentro de las que mencionó la licitación del gasoducto Néstor Kirchner. “Este complejo tiene la posibilidad de garantizar el autoabastecimiento y exportar energía”, dijo sobre la obra.

Acá la conferencia de prensa completa.

Ver comentarios