Los aumentos en el precio de la carne, incluso en los cortes más populares, van desde el 27% hasta el 50% en el último año. Eso incluye a la carne picada común, paleta, osobuco o roast beaf.

Ni qué hablar del asado de los domingos que se extraña tanto por razones sanitarias (no están permitidas las reuniones multitudinarias por el Covid-19) como por el precio prohibitivo para muchas familias. Por ejemplo, en Capital Federal, la consultora Consumidores Libres señaló que en los primeros 15 días de junio, ese corte subió 2,74% y acumuló en lo que va del año un aumento del 33,94%.

Caída en el consumo

Además, la inflación llevó a modificar el consumo en muchos casos y las familias, por ejemplo, dejaron la carne vacuna para pasarse al pollo, por ejemplo. Según la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (CICCRA) en el país se consumían 50,8 kg por año por persona, pero con la pandemia y los bolsillos más exigidos ese dato está ahora en 48,8 kg en el año.

Aún con precios más accesibles, los ingresos pierden por goleada con la inflación y eso incluso provocó que la producción avícola en las provincias líderes se contrajera. Por ejemplo, en Entre Ríos, que tiene más del 50. del total de la faena de pollos, la caída fue del 4% y en Buenos Aires, segunda en el ranking, fue de 10,7%, según Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA).

Alberto Fernandez y el plan ganadero 

Con todo este contexto, el presidente Alberto Fernández, anunciará este martes un plan ganadero que abrirá cortes para la exportación, ya que el cierre de las ventas al exterior caducó este fin de semana.

En medio de una protesta del campo que efectuó un paro de comercialización por la decisión del Gobierno de cerrar las exportaciones de carne por 30 días, la AFIP detectó casos de evasión fiscal en varios frigoríficos. De ahí que, al anuncio de este martes, se sumen otras reuniones con los sectores productores. Por ejemplo, el ministro de Producción, Matías Kulfas, recibirá a la Sociedad Rural, que estrena nuevo presdente, Nicolás Pino.

El plan ganadero llevaría a 5 millones de toneladas la producción anual de carne vacuna y otorgaría incentivos fiscales y créditos para invertir en tecnología y mejorar las pasturas. Pero la idea el Gobierno es preservar el mercado doméstico y mantener el plan de 11 cortes populares a precios accesibles probablemente hasta fin de año.

Se estima, según fuentes gubernamentales, que en un mes todos los mecanismos que se anunciarán en Casa Rosada ya estén en funcionamiento generando divisas, más consumo y empleo.

Por A.G.