Por Roberto Di Sandro
El Decano | 72 años en la  Casa Rosada
rdisandro@cronica.com.ar

Con el sí del Congreso

El aislamiento del presidente Alberto Fernández no impidió que tuviera varios encuentros a través de Zoom con personalidades e instituciones de todo tipo. Quiere cerciorarse de que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional ( FMI) tenga el “sí” de todos en el Parlamento. Hasta pidió que fuera “sin excepción”, situación que no será fácil.

“Es una premisa irrevocable”, fue la confidencia de un colaborador de Olivos. Previamente, aun cuando hasta ahora se mantuvo en reserva, había mantenido esa clase de conferencia con imagen con dos negociadores: Trevor Alleyne, que reside en la Argentina, y Sergio Chodos, representante argentino ante el organismo.

Este contacto se mantuvo oculto, pero “Crónica” logró constatar su existencia. Después los integrantes del FMI recorrieron el Palacio Legislativo con Sergio Massa y las entidades prominentes de los rubros económicos oficiales, empresariales, laborales, educativos, políticos, culturales y muchas otras disciplinas que completan el mapa activo del país.

Quieren avanzar lo más rápido posible en buscar un acuerdo. Esperan la elaboración de un plan económico del gobierno consustanciado con lineamientos salientes sobre productividad, impuestos, movimientos sociales y todo aquello que deba ser tratado “dentro y fuera de ajustes y desajustes, algo serio y responsable para el presente y el futuro”, remató una voz que sigue de cerca estas relaciones personales y verbales. Sin embargo, hay algo que está resguardado en las agendas de todos los protagonistas argentinos: “no afectar la independencia de nuestros movimientos y en especial no tocar el bolsillo del pueblo”.

Esa voz no ha salido del sector duro del gobierno sino mancomunado de todas las cabezas que, de una manera u otra, tienen relación directa con las negociaciones. Mientras tanto, el optimismo renace en el Poder Ejecutivo en torno a la situación socioeconómica, ya que se ven “algunos chispazos” de reacción y aperturas de productividad en diferentes áreas de trabajo.

No obstante los “altibajos” se suceden de inmediato y los impactos a los que menos tienen se hacen visibles. Aumentos de precios, bien marcados, de productos que se necesitan -no hay forma de pararlos-, otros que ya se avecinan por “estudios que hace el gobierno”; errores que se comenten en ciertas medidas que se adelantan y luego tienen que ser frenadas y peleas entre equipos o personas que luego son desmentidas con fotos sacadas para el caso.

Sobre este particular hay distintas opiniones acerca de “enfrentamientos”, ya que muchas de esas versiones -ya nadie cree nada ni a nadie- son precisamente volátiles para generar climas de roces y conflictos entre los argentinos y que el país siga caminando sobre un volcán. Parece que la maledicencia no termina nunca. En la lucha contra el virus que mata existen ciertas inquietudes. Las autoridades desde el nacimiento del flagelo actuaron con coherencia, aunque después faltó un poco de sentido común.

Todos fuimos metiendo perlitas políticas en cuanto a la salud hasta descolocarnos. Ahora, con aperturas, se va creando un clima preocupante. Se abrió una gran esperanza con el anuncio de la vacuna que está por venir, pero se autorizan ciertas facilidades que no son totalmente aceptadas por aquellos sectores médicos y personas que cumplen estrictamente con los protocolos.

Se está mirando mucho al mundo, observándose que hay rebrotes. En una reunión de hace unas horas en el perímetro oficial se dijo en alta voz: “Cuidadoà No excederse más”. Esto lo escuchamos y por eso registramos que la pandemia, en todas esas fases, es detallada por “Crónica” con amplitud y en otras páginas.

Se adelantó a los tiempos

El otro día se dio a conocer la inflación de octubre. Fue la más alta del año: 3,8 por ciento. Sin duda la pandemia incidió para que esto se ampliara y no saliéramos de la grave situación social en que estamos. Sin embargo -lo dijimos anteriormente-, hay vientos de alivio en algunos sectores de la producción. Además, los esfuerzos del gobierno por bajar un poco los decibeles ante la falta de dinero en la gente.

Lo importante es que el Poder Ejecutivo con claridad meridiana muestra la verdad de los números que sin duda nos debilitan día a día la calidad de vida. Justamente, en un rinconcito de la Casa Rosada, hace algunos días, en un encuentro con colegas mientras recorríamos la planta baja cercana a las oficinas que dan sobre el Patio de las Palmeras, con muy poca gente en la casa, quien escribe comentó que en “esta zona, hace casi 70 años, se conoció el primer Indec, sin nombre, por supuesto, que provenía de un estudio mensual dispuesto por el entonces presidente Juan Domingo Perón.

Allí había dos ministerios creados poco tiempo antes: el de Asuntos Técnicos y el de Asuntos Políticos, ejercidos, sucesivamente por Raúl Mendé y Román Subiza. Mendé era el encargado de evaluar los diferentes porcentajes de productos que se suministraban a la gente y hacía los cálculos que luego eran enviados con copia a la Sala de Periodistas de la Casa Rosada.

Ya estábamos allí y hacíamos copia para todos los medios acreditados. Se incluían diferentes valores que mencionaban artículos “de la canasta familiar”. Sin duda, ningún gobierno de los que sucedieron a Perón recuerda esa tarea.

Por eso es que, estando en plena vigencia, todavía les informamos a las gestiones que llegan -más a la de ahora, por el cariz popular al que dice pertenecer- que es bueno conocer que aquel gobierno estaba adelantado a los tiempos, y los jóvenes funcionarios deben conocer pormenores que surgen de quienes estamos en actividad plena o de los archivos, donde la visión de ese gobierno hace que tengan vigencia y, al propio tiempo, sirvan de enseñanza para muchos que necesitan una mano en el arte de gobernar. Siempre es bueno recurrir a mentes anticipadas a los tiempos.

No perder tiempo

Se preparan una serie de reuniones, a distancia y con todos los protocolos, en la Residencia de Olivos y en la Casa de Gobierno. Daniel Arroyo, el ministro de Desarrollo Social, tiene una agenda con entrevistas constantes donde figuran empresarios de toda naturaleza, y casi diariamente, a través de los elementos tecnológicos, con el presidente de la Nación.

Este joven funcionario empapado de las necesidades populares, pero también de las de la gente de clase media, tiene encuentros tendientes a levantar “los números” salariales con aumentos que se estudian, y también referidos a la entrega de bonos aceptables para aliviar la situación de millones de pobres. Por otra parte, se ha fijado un programa tendiente a canalizar al Presidente todo lo que necesita la población “sin perder tiempo”.

Los informes serán centralizados a través del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, quien se encargará de recibir las peticiones “porque así lo quiere el presidente Fernández y que no se pierda tiempo en la solución”, declaró con énfasis el propio funcionario. Sin embargo, le acompañó una voz que clarificó el panorama en torno a lo difícil que se vive y en especial “por no poder frenar los aumentos” apuntó. Anticipó medidas beneficiosas para la gente “antes de fin de año”. La verdad, comentó, es la “décima vez” que los periodistas escuchamos lo mismo y no se concreta nada. A no mentir, señores.

Plan sustentable

En el contacto telefónico con el presidente Fernández, el titular del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), José Ignacio De Mendiguren, recibió directivas para concretar préstamos a privados por 500 millones de dólares, tendientes a ampliar un desarrollo “sustentable y solidario” con todo los países del mundo a través de la Cumbre Mundial de Bancos de Desarrollo que se está realizando.

Además el mandatario, declaró De Mendiguren, aludió a la forma en que encarará los préstamos dedicados al desarrollo de importantes regiones del país y en especial en aquellos lugares inhóspitos que necesitan la presencia de las fuerzas vivas para un mejoramiento económico “pero profundamente social que desde hace añares les falta”.

Dijo que durante la comunicación telefónica con el jefe de Estado se mencionó varias veces la “Argentina va a ponerse de pie y ustedes (por todos nosotros) debemos poner el hombro para que se logre”. Se anuncian muchas cosas en campaña. Luego se olvidan cuando llegan a cubrir puestos de privilegios. La gente ha dejado de creer, pero sigue poniendo el pecho. No se amilana; más cuando hay un gobierno que lo entiende y le da trabajo. Hay grandes esperanzas. Hasta el próximo domingo. Abrazos.

Ver más productos

Aprender a criar a nuestros hijos

Aprender a criar a nuestros hijos

Opciones para los chicos en vacaciones

Opciones para los chicos en vacaciones

Astrología para este 2021

Astrología para este 2021

A 50 años del secuestro de Aramburu

A 50 años del secuestro de Aramburu

Tendencias que te cambian la vida

Tendencias que te cambian la vida

La victoria de River Plate

La victoria de River Plate

Una historia secreta sobre Boca Juniors

Una historia secreta sobre Boca Juniors

La herencia del amor a un club

La herencia del amor a un club

Los libros más buscados en 2020

Los libros más buscados en 2020

Las tendencias que profundizó el COVID

Las tendencias que profundizó el COVID

Ver más productos