La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, presentó su renuncia con una carta en la cual aclara que está "persuadida" de que su "permanencia en el cargo redunda en decisiones que afectarán de manera sustancial la autonomía del Ministerio Público Fiscal”.

En una corta esquela enviada al presidente Mauricio Macri, la procuradora dimitió "con la esperanza de que esta decisión disuada reformas que, amén del debilitamiento (de la autonomía de los fiscales), rompan el equilibrio que debe regir el sistema de administración de justicia".

"Doy por finalizada mi labor en el Ministerio Público Fiscal”, resumió Gils Carbó en su nota.

La jefa de los fiscales reivindicó su tarea en la Procuración: "He trabajado incansablemente para consolidar el mandato de los constituyentes al jerarquizar esta institución como una autoridad de la Nación independiente y autónoma, condiciones fundamentales de las que derivan su fortaleza, objetividad y eficiencia".

"He profundizado la transformación del Ministerio Público Fiscal para colocarlo a la altura de los tiempos y de las demandas sociales en materia de política criminal, con perspectiva de derechos humanos y acceso universal a la justicia", resumió.

Cuestionada por su ligazón con el kirchnerismo, el oficialismo ya había hecho varios intentos desde el Congreso por separar a la procuradora y hasta se abrió un proceso en la Comisión de Seguimiento del Ministerio Público y Fiscal para evaluar el trabajo del Gils Carbó, con la intención de avanzar con el juicio político.

La coalición oficialista Cambiemos había confirmado su decisión de aprobar antes de fin de año una nueva ley de Ministerio Público orientada a remover a la procuradora General de la Nación, sin la necesidad de juicio político. 

Fuente: DyN