El gobernador Axel Kicillof afirmó que su administración tiene "un compromiso irrevocable con la transformación" de la provincia de Buenos Aires, tras participar en la Catedral de La Plata de un Tedeum en conmemoración por el 25 de Mayo.


"Gobernar es pensar en los que menos tienen, en los demás, y tenemos un compromiso irrevocable con la transformación profunda de la provincia", señaló Kicillof en declaraciones a la prensa, después de participar de la ceremonia religiosa que encabezó el arzobispo platense, Víctor Manuel Fernández.

"Hoy tenemos que pensar en los demás. De eso se trata la construcción de la patria", agregó el gobernador. Kicillof estuvo acompañado por varios de sus funcionarios y también asistió al Tedeum el intendente de La Plata, Julio Garro.

El arzobispo Fernández terminó el tradicional Tedeum pidiendo a Dios "una bendición para la Patria, la Provincia y la ciudad", y para su pueblo "en medio de tantas dificultades", y culminó con un "¡viva la Patria!".

"Hace muchos años que uno ve en muchos jóvenes demasiados sueños individuales, proyectos orientados al bienestar propio. Por eso nos hace falta volver a despertar desde los primeros años de la vida un genuino amor a la patria, para luchar codo a codo e incorporar a los débiles, eso es lo que nos desafía e ilusiona", señaló el religioso en uno de los pasajes más sentidos de su homilía.

Por otro lado, el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay, pidió "terminar con las grietas" al encabezar el acto por el 25 de Mayo en esa ciudad del sur bonaerense." No es momentos de exacerbar grietas que tanto mal nos están haciendo", expresó Gay en el acto que se llevó a cabo en el Parque Illia del barrio de Villa Rosas.

Allí dijo que "no solamente hablamos de las grietas políticas, tenemos una sociedad con grietas en distintos aspectos".

"Entiendo que es una sociedad que tiene apremios, necesidades, ilusiones rotas, que viene aspirando a un futuro mejor, pero ese futuro mejor lo vamos a construir entre todos y con estos valores: patriotismo, compromiso y democracia, valorando la libertad", agregó.

Por su parte, el intendente de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro, encabezó el acto oficial por el 212° aniversario de la Revolución de Mayo en una escuela del puerto de Mar del Plata y llamó a "empujar entre todos para salir del estancamiento y tener un país, una provincia y una ciudad distinta".

Montenegro afirmó que "la revolución es empujar, trabajar, meterle para delante y salir del estancamiento en el que sentimos que estamos desde hace más de 40 años".

En esa línea, dijo ante los medios, y luego lo reitero ante el público, que "los marplatenses tenemos muy claro que debemos rompernos el lomo para salir del estancamiento y tener una Argentina, una provincia y una ciudad diferente".

"Mar del Plata es una ciudad con un enorme potencial como lo es el puerto, el cordón frutihortícola y la industria del conocimiento entre tantos otros sectores, en el que debemos empujar y generar cambios. Pienso en los próceres de Mayo y en esos valores y cómo trasladarlo a la actualidad", remarcó.

Por su parte, el obispo Gabriel Mestre invitó en el Tedeum que se realizo en la Catedral de Mar del Plata a "escuchar con el corazón y poniéndonos en el lugar del otro".

"Muchos de los problemas serios, y hasta graves, que complican la vida de nuestra querida Patria parten de esa falta de escucha profunda que nos lleva a ser indiferentes", planteó.

Por otro lado, en el partido de Coronel Rosales, el intendente Mariano Uset sostuvo al encabezar al acto patrio que "el grito de libertad siempre necesitó de un antes, pero también exigió un después".


"Que el grito de 'Viva la Patria' contenga los valores de que la Patria cuesta y que la Patria exige, si no más vale quedémonos callados", resaltó.

El acto se llevó a cabo en la plaza Belgrano de Punta Alta, cabecera de ese distrito del sur bonaerense.