El ex vicepresidente Amado Boudou se defendió de las causas judiciales en su contra y recordó que “a San Martín lo echaron de Lima por corrupto”. En una extensa entrevista que brindó en el programa de Mauro Viale, el funcionario liberado a principios de enero aseguró que los ex funcionarios del kirchnerismo son perseguidos por sus decisiones políticas.

“Yo creo que nuestro gobierno se animó a hacer muchas cosas y que está pagando más eso que esta cuestión. Haberse animado a hacer muchas cosas le valió una guerra con los poderosos”, opinó el ex vicepresidente.

En este sentido, Boudou señaló que “siempre que hay un proceso popular se lo persigue por corrupción” y que “hasta a Perón le sacaron los bienes” por causas similares: “A San Martín lo echaron de Lima por corrupto”, explicó.

Al repasar las causas en las que se lo investiga, el dirigente político sostuvo que “había mucha gente interesada en que Ciccone tuviera un estatus diferente” y que la empresa “tiene una historia mucho más larga” que la que se investiga durante su intervención para estatizarla.

También hizo referencia a la compra de vehículos de alta gama durante su paso por el Ministerio de Economía, otra adquisición por la que la Justicia le sigue los pasos: “Son autos que aún hoy se usan. Los precios estaban bien, la compra se hizo por una subasta y por el monto ni siquiera se requería mi firma”, detalló.

La defensa de sus polémicas adquisiciones se hizo extensiva al gobierno kirchnerista. En ese sentido, sostuvo que no cree que haya habido corrupción en las licitaciones que se hicieron durante las administraciones kirchneristas “porque entonces sería pensar que en toda la historia argentina todo el sistema de obra pública está relacionado con las coimas”.

Además, reivindicó la imagen política y la gestión de la ex presidenta Cristina Kirchner, y la calificó como “una persona muy valiente” sobre la cual “hubo mucha violencia verbal”.

Críticas a Cambiemos

En declaraciones al programa “La pura verdad” el ex vicepresidente habló de “violencia” en “los dichos y en las formas” del actual gobierno, al que le atribuyó el objetivo de profundizar la “grieta” como estrategia de posicionamiento político, y dijo que para la gestión macrista “hay argentinos que merecen derechos, y otros que no los merecen”, y por eso se les quitan derechos, como las jubilaciones.

Consideró que la política económica “está mal” y “va a empeorar”, y que “los trabajos de calidad no aparecen, y tampoco las inversiones”.