En el Boletín Oficial se publicó el Decreto 174, mediante el cual el gobierno apunta a cumplir con una de las grandes metas lanzadas por el Presidente: el reordenamiento de los ministerios. En los cálculos del Ejecutivo -sobre todo en los hechos por los coordinadores del gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui- esto le ahorraría al Estado unos $1.500 millones por año, tras el recorte a unos 1.000 puestos políticos, que representan cerca de 25% del total.

Así quedan 95 secretarías, 127 subsecretarías, 21 unidades de coordinación general en los 21 ministerios, incluyendo a la Jefatura de Gabinete. Estos cargos, de acuerdo con el decreto publicado este lunes, son los que "ya no resulten estrictamente necesarios para el cumplimiento de las acciones y misiones de los organismos y jurisdicciones del Estado Nacional", como resalta el decreto.

Específicamente, se pasan a eliminar los "cargos extraescalafonarios con rango y jerarquía de secretario y subsecretario existentes en las jurisdicciones ministeriales y en los organismos desconcentrados dependientes". En los cambios se destacan los llevados a cabo en el sector de Marcos Peña, donde se eliminaron nueve subsecretarías.

 En la Secretaría General conducida por Fernando de Andreis, directamente bajo Presidencia, hubo varios cambios. Ejemplo, la Secretaría de Deportes ya no tiene bajo su órbita a las subsecretarías de Deportes y Alto Rendimiento Deportivo y Infraestructura Deportiva y Recreación.

Dentro de la Secretaría de Vivienda y Hábitat -ahora sólo Vivienda- desaparecen las subsecretarías de Hábitat y Desarrollo Humano y la de Desarrollo Urbano y Vivienda.