El proyecto de ley de Presupuesto 2018 estima un déficit fiscal del 3,2% del Producto Bruto Interno (PBI) y nuevos recortes de subsidios a tarifas de servicios públicos. Además indicaron que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, realizan los últimos contactos con otras carteras para los retoques finales del proyecto que se presentará a la Cámara de Diputados antes del 15 de septiembre.

Sobre los resultados de esta ronda de consultas interministeriales se ordenará la estrategia para consolidar objetivos de gasto e inversión públicos y déficit fiscal, entre otros puntos, señalaron las fuentes.

Junto con el Presupuesto 2018, el Gobierno enviará el proyecto de ley de Responsabilidad Fiscal acordado con las provincias en busca lograr el equilibrio en las cuentas públicas.

En el proyecto presupuestario para el año próximo se prevé que la economía crecerá un 3,5% debido a la ampliación del plan de obras públicas con un aumento de la inversión del orden del 10% del PBI y al calor de la recuperación de Brasil, el principal socio comercial de Argentina.

Se estima además que el Estado nacional continuará con la política de reducir el déficit fiscal, que este año terminará en torno al 4,2% del PBI para llevarlo al 3,2%, es decir un punto porcentual menos,
En este sentido, el proyecto de ley contempla seguir con la quita de subsidios a las tarifas de servicios públicos, en especial aquellas que corresponden a grandes contribuyentes, además de mantener el gasto público en forma constante en términos reales.

Dujovne explicó durante el Consejo de las Américas que "el peso del sector público en el PBI bajó de 43% a 41% en dos años, en lo que fue la baja más sustantiva desde el 2002: lo estamos haciendo sin crisis, en forma gradual, con el objetivo de llegar al 33% en el 2023, con correcciones del gasto que sean compatibles con el equilibrio fiscal".

Junto con esta baja en el déficit fiscal, está previsto que la inflación ronde el 10% anual, dentro de una banda con un máximo del 12% y un mínimo del 8%, según lo ratificó el presidente del Banco Central ( BCRA), Federico Sturzenegger.

"El año que viene tenemos un objetivo de inflación del 10% con una banda de tolerancia de dos puntos a cada lado", dijo el funcionario ante un numeroso auditorio en la Asociación Empresaria Argentina (AEA) y advirtió que mantendrá la férrea política monetaria para alcanzar esta meta.

En este marco de tasas ligeramente positivas, y un ingreso de dólares por las inversiones, la iniciativa presupuestaria establece para 2018 un tipo de cambio que oscilará entre los $19 y $20,50 por dólar, apuntaron las fuentes oficiales consultadas.

En cuanto al financiamiento, las fuentes consultadas señalaron que la cartera de Finanzas, a cargo de Luis Caputo, calcula que necesitará para el año próximo captar unos US$ 20.000 millones para cubrir el déficit fiscal, además de otros US$ 10.000 millones para el pago de intereses de la deuda pública.
En relación al comercio exterior, los cálculos oficiales apuntan que las exportaciones pueden crecer un 6,5% el año próximo, en similar proporción con las importaciones.

Los últimos datos oficiales de balanza comercial muestran que en julio se registró un déficit de US$ 798 millones, en medio de una suba de los volúmenes importados, con lo que se acumuló un saldo negativo de US$ 3.428 millones en los primeros siete meses del año, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

La última medición mensual del Indec marcó que en julio las exportaciones tuvieron un crecimiento interanual de 5,2%, al totalizar envíos por US$ 5.241 millones, en tanto las importaciones avanzaron 29,9%, con compras por US$ 6.039 millones.

Fuente: Télam